se cansa de Londres, es que se ha cansado de vivir”. Esta frase, del gran escritor inglés Samuel Johnson, define muy bien todo lo que una ciudad como Londres puede ofrecer. La metrópolis está de moda, y parte de la culpa la tiene la reciente boda real entre el príncipe Guillermo y la princesa Catalina, que ha vuelto a poner a la capital inglesa en el objetivo de los jet setters más internacionales.

Así, para sentirse como un auténtico miembro real, bastará con dar un agradable paseo por la elegante zona de Mayfair, con sus galerías, tiendas de diseño y hoteles históricos, y descubrir uno de los barrios más aristocráticos de la capital inglesa, para impregnarse de ese halo de elegancia y refinamiento que tanto gusta a la clase alta inglesa. Su entorno tranquilo, plagado de zonas verdes, con sus coquetos parques y plazas la han convertido en una de las zonas más caras de la ciudad, y la preferida por las familias más acomodadas, como los Middleton, las modelos Elle McPherson y Claudia Shiffer o la actriz Gwyneth Paltrow.

Los mejores restaurantes y hoteles están en este barrio, por ello no hay que perder la oportunidad de tomar el famoso té con scones en alguno de sus legendarios hoteles, como el Ritz o el Brown’s, el primer cinco estrellas de la ciudad. Mayfair cuenta además con las famosas casas de subastas Sotheby’s y Christie’s, algunas de las galerías de arte más importantes –como Hacyon Gallery o Agnews–, el salón de belleza de Nicky Clarke, el preferido por las celebrities inglesas, o el nuevo club privado The Playboy Club.

Pero si de algo es epicentro Mayfair, es del shopping más exclusivo, ya que firmas inglesas e internacionales despliegan su mejor mercancía en los escaparates de las calles de Old Bond y New Bond. Armani, Bvlgari, Burberry, Asprey, Gucci, Tiffany &

Co, Chanel, Hermés, Mulberry… Y un largo etcétera en el que, además, es más que probable cruzarse con alguna cara conocida. Cerca de Bond Street se encuentra también la histórica Savile Row, pequeña calle famosa por poseer los mejores sastres del mundo y ser parada obligatoria para los ingleses más elegantes. Muchos son los rostros conocidos que han pasado por sastrerías como Gieves & Hawkes, Henry Poole o Huntsman & Sons. El duque de Windsor, Winston Churchill, Cary Grant, el almirante Nelson, Hugh Grant o Pierce Brosnan no han podido resistirse a la elegancia única de un bespoke de Savile Row.

La ciudad de Londres siempre tiene algo nuevo que ofrecer. En cualquier época del año uno puede descubrir facetas y aspectos nuevos de una ciudad viva, muy viva. Si se ha programado una visita a Londres, seguidamente se ofrecen algunas direcciones para conocer el Londres más chic.