Los Kew Gardens se convierten en abril en la fábrica de chocolate que imaginó Roald Dahl ahora hace 50 años.

El Lunes de Pascua en Catalunya, el padrino entrega a su ahijado la mona de chocolate, acompañada de un pastel y plumeritos de colores. Una buena tradición, aunque no presenta diversión alguna para los más pequeños. En el Reino Unido –y en otros países europeos–, los huevos de Pascua se esconden el domingo en el jardín o por toda la casa, por lo que antes de la comida empieza una animada búsqueda para intentar hacerse con el máximo número de huevos posibles. Y si alguna familia londinense quiere que el reto todavía sea mayor, entonces pueden participar en la tradicional búsqueda que tiene lugar en los Kew Gardens, un jardín botánico de 120 hectáreas situado en el suroeste de Londres, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Esta Semana Santa (o Easter, en inglés), además, al conejo de Pascua se le une un poderoso aliado: el Willy Wonka de Charlie y la fábrica de chocolate, el libro de Roald Dahl que este año cumple 50 años. Por eso, a partir del 5 de abril, los jardines se convertirán en una réplica de la fábrica de fantasía, con las diferentes salas ideadas por la mente fantasiosa de Dahl (y que fueron reflejadas en el cine por Tim Burton y Johnny Depp, en el papel del excéntrico Wonka ) y la presencia de algún que otro Oompa-Loompa, los ayudantes enanos y de rostro idéntico del maestro chocolatero.

Taller de decoración. El Wonka literario triunfó gracias a sus imaginativas tabletas de chocolate, que mezclaban todo tipo de sabores y generaban sensaciones extraordinarias en aquel que las comía. En los Kew Gardens, los visitantes podrán acudir a la Chocolate Room (sala de chocolate) para participar en una sesión en la que un chef del Roald Dahl Museum enseñará cómo decorar las tabletas de una forma personal e imaginativa. Y no solo eso, porque los participantes también tendrán que idear un nombre para sus creaciones y elaborar un envoltorio a la altura. Mientras, en la Inventing Room (sala de las invenciones), los Oompa-Loompa seguirán trabajando en sus recetas al ritmo de sus famosas canciones, a la vez que se imparten talleres como el de creación de máscaras dulces.

Otra de las claves de los productos de Willy Wonka son las exóticas materias primas que utiliza y que encuentra en los lugares más recónditos del planeta. Una ruta guiada por los jardines descubrirá a los participantes diversas plantas clave para la elaboración de dulces, como la caña de azúcar; el árbol de achiote, utilizado como colorante natural para añadir tonos rojos y naranjas a los caramelos; la orquídea de vainilla, para aromatizar los helados; o la macadamia, de donde surgen las nueces homónimas. En el Glass Elevator (ascensor de azúcar) se podrá conocer los secretos de una plantación  de cacao y en la Nut Room (sala de las nueces) se llevarán a cabo talleres para confeccionar el uniforme de los Oompa-Loompa o máscaras de ardillas.

Esplendor primaveral. Múltiples opciones para vivir una experiencia literaria y chocolatera, que se unen a los encantos habituales del jardín botánico, que en plena primavera se muestra en todo su esplendor. Está formado por múltiples jardines, varios invernaderos de estilo victoriano, un herbario e incluso una pagoda (torre budista) formada por 10 niveles octogonales. El itinerario guiado Spring Spectacular conduce a lo largo de una hora por los puntos más interesantes del jardín botánico, que actualmente está compuesto por cerca de cinco millones de ejemplares. También llamarán seguro la atención de los visitantes las flores exóticas que alberga la Davies Alpine House, los cerezos que comienzan ahora su floración o las 250 magnolias que, justo en el mes de abril, se encuentran en su momento álgido. Y todo ello, con un poco de chocolate, sabe aún mejor.

www.visitbritain.com