Exclusividad, baja densidad, complementariedad y gran lujo constituyen las líneas maestras de un modelo único.

MAYAKOBA, impulsado por OHL Desarrollos en la Riviera Maya mexicana, en el estado de Quintana Roo, es un proyecto basado en la excelencia. Un equipo de trabajo multidisciplinar formado por ingenieros, arquitectos, biólogos, hidrólogos, entre otros profesionales de reconocido prestigio internacional, se ha encargado de establecer un nuevo modelo de desarrollo turístico diferente al tradicional en el que prevalece la conservación del medioambiente en la búsqueda de compatibilidad entre el negocio y la sostenibilidad. Exclusividad, baja densidad, gran lujo y complementariedad son los ejes claves que definen el proyecto.

La ejecución del desarrollo de Mayakoba, comprendida en dos fases sobre una superficie total de 649,7 hectáreas, ha supuesto un trabajo de ingeniería altamente complejo, que ha sido reconocido en el sector turístico internacional como referente entre los destinos sostenibles y responsables a nivel medioambiental. Ubicado en la zona costera central del Caribe mexicano, el complejo está rodeado de ecosistemas de gran valor ecológico y frágil equilibrio, con una gran diversidad de flora y fauna, como es el caso de la selva, manglares, duna, playa y arrecifes.

Consciente de la importancia de estos ecosistemas y recursos naturales, OHL apostó desde el primer momento por el medioambiente y la sostenibilidad como señas de identidad de Mayakoba. Por ello confió el proyecto a un grupo de expertos mexicanos e internacionales en medioambiente, planeación urbana y turística, legislación, diseño arquitectónico, geología, geohidrología, viabilidad financiera, diseño de campos de golf y procesos constructivos, entre otras disciplinas. En el apartado medioambiental cabe destacar la participación de 49 investigadores y expertos de reconocido prestigio internacional procedentes de 12 centros de investigación mexicanos, tres instituciones norteamericanas y cuatro empresas de consultoría ambiental.

Infraestructuras. El máximo respeto a la calidad ambiental de las áreas de duna, manglar y selva es el principio que ha inspirado la planificación y el desarrollo de Mayakoba. Las instalaciones hoteleras se han ubicado a más de 600 metros de la playa y por detrás del manglar, para cuya recuperación se diseñó un mapa de infraestructuras basado en un sistema lagunar y de canales artificiales navegables –con un total de 21 puentes– de 25 hectáreas de superficie y 13 kilómetros de longitud, que facilitan el movimiento del agua, las mareas y los flujos superficiales. El esfuerzo de OHL Desarrollos por preservar este entorno natural privilegiado ha convertido el manglar de Mayakoba en el de mejor estructura forestal y calidad ambiental de la Riviera Maya mexicana. Por un lado, el número de especies de aves, peces, reptiles, crustáceos y moluscos que han establecido aquí su hábitat natural tras las actuaciones, ha pasado de 70 a 200. Por otro, el manglar ha mutado del tipo cuenca-matorral, con tallas de menos de dos metros, a otro de tipo borde-cuenca, con tallas de cuatro metros. En definitiva, Mayakoba combina sostenibilidad y medioambiente con una oferta de máximo lujo y confort. Actualmente, el complejo tiene en servicio tres hoteles de grupos de máximo prestigio mundial: Fairmont, primer operador de hoteles de lujo en Norteamérica; Rosewood, considerado el primer gestor de pequeños hoteles de gran lujo en el mundo; y Banyan Tree, operador de referencia en hoteles de lujo en Asia. Además, OHL Desarrollos contempla avanzadas negociaciones con dos importantes grupos hoteleros y socios inversores para llevar a cabo los dos últimos proyectos incluidos en esta primera fase.