La bella y marinera ciudad de Málaga, flanqueada por los ríos Guadalmedina y Gudalhorce, y coronada por la imponente Alcazaba y el castillo de Gibralfaro, presume de ser una de las urbes europeas más antiguas, y una de las más pobladas del Mediterráneo. Con un esplendoroso pasado a sus espaldas en el que se entremezclan vestigios de antiguas civilizaciones de Oriente y Occidente, esta histórica ciudad es hoy el corazón de la turística Costa del Sol. Si bien muchas veces Málaga cede su protagonismo a poblaciones vecinas como Marbella, Torremolinos, Ronda o Estepona, su histórico pasado y su moderno presente la convierten en una ciudad perfecta para perderse por sus calles e ir descubriéndola poco a poco.

Bastará un agradable paseo por el centro de Málaga para empaparse de ese aire carga- do de historia que desprende la ciudad, en la que conviven a la perfección restos fenicios, púnicos, romanos y árabes, convirtiéndola así en una de las pocas ciudades del mundo que posee mayor concentración de huellas del paso de diferentes civilizaciones, en su reducido núcleo urbano. En él conviven monumentos como el Teatro Romano, la Alcazaba, la Aduana, la Judería, la iglesia del Sagrario, el palacio Episcopal o su famosa plaza de toros neomudéjar, la Malagueta.

Pero es su famosa Catedral de la Encarnación, levantada encima de la antigua Mezquita-Aljama, el máximo exponente de la arquitectura sacra de la ciudad y uno de los monumentos más visitados. Una curiosidad: tras más de dos siglos de obras se interrumpió su construcción, quedando por finalizar una de sus torres, lo que le ha valido el cariñoso apodo de La Manquita.

Kilómetros de costa

Málaga ofrece al visitante arte, cultura e historia, pero también ofrece ocio, diversión y arena, mucha arena en sus 14 kilómetros de costa, con playas muy populares y conocidas como La Malagueta, Pedregalejo o San Andrés. Otras están más retiradas como Guadalmar o Campo de Golf (con zona nudista) o incluso algunas atesoran un encanto especial como los Baños del Carmen o el Peñón del Cuervo. En cualquier caso, todas ellas son el mejor escaparate de esta ciudad abierta al Mediterráneo. Además, cuentan con una amplia oferta de chiringuitos que cocinan especialidades marineras como el famoso pescaíto frito, el gazpachuelo malagueño o los típicos espetos de sardinas. Uno de los más populares a pie de playa, El Tintero, en donde la subasta de pescado fresco es todo un espectáculo, bien merece una visita.

Y es que la gastronomía es uno de los platos fuertes de Málaga. Por ello, ir de tapas es toda una experiencia gastronómica que no se debe dejar de probar. Si se quiere disfrutar de una buena sesión de tapeo malagueño no hay que dejar de visitar algunos de los establecimientos más populares de la ciudad, como la emblemática bodega El Pimpi, el excelente Refectorium, las bodegas Gorki o El Gallo Rojo, en pleno Paseo Marítimo. Y frente al tapeo más tradicional, los nuevos restaurantes apuestan por la cocina de autor reinventando las tapas de toda la vida.

Pero no se puede hablar de Málaga sin nombrar a su máximo exponente cultural, Pablo Picasso. La ciudad del pintor ofrece al visitante diferentes espacios relacionados con su vida, como su casa natal, o su famoso museo, en el Palacio de Buenavista, en el que se exponen hasta 233 obras, como pinturas, dibujos, esculturas o cerámicas de sus diversas épocas pictóricas. Además del dedicado a Picasso, la ciudad cuenta con 27 museos más, como el nuevo Museo Carmen Thyssen Málaga, en el Palacio de Villalón, que expone 230 obras del arte español del siglo XIX.

Llegar a Málaga en un crucero único

La compañía Norwegian Cruise Line (www.es.ncl.eu) cuenta con una de las embarcaciones más espectaculares de las que atracan en el puerto malagueño, el Norweigan Spirit. Este increíble barco tiene capacidad para 2.000 pasajeros, más de 17 opciones de restauración (comida francesa, italiana, asiática, entre otras…), así como 10 bares y salas y diversas opciones de ocio como piscina, yacusi, spa, tiendas y hasta un teatro.

Tiene camarotes para todos los gustos y bolsillos, desde un cómodo camarote interior a las deluxe penthouses y owner’s suites, con servicio de conserje y mayordomo. Para todos aquellos amantes de los cruceros, ahora el Norweigan Spirit propone un itinerario de nueve noches con salidas cada nueve días hasta abril del 2014 y escalas en Barcelona, Casablanca (Marruecos), Funchal (Madeira), Arrecife (Lanzarote) y Málaga.

Al llegar, los pasajeros comprobarán cómo la ciudad ha sabido integrar su puerto en el núcleo urbano con dos nuevos muelles. Por un lado, el moderno Muelle 1, con su extensa zona de ocio nocturno y comercial, y por otra parte, el Muelle 2, con su espectacular Palmeral de las Sorpresas, que cuenta con una pequeña Terminal de Pasajeros para mayor comodidad de los cruceristas, que pueden así acceder a pie al casco antiguo.

Texto: Carlos Vidal