mandarin-oriental-singaporeRecientemente renovado

Refinación asiática

Texto: Alberto González

CUANDO LA CADENA Mandarin Oriental se implanta en una nueva ciudad, lo hace por todo lo grande. Nada de medias tintas. Por eso, desde que se inauguró su hotel de Singapur (en 1987, pero recientemente renovado), este ha pasado a convertirse en uno de los más lujosos de la ciudad, directamente a los primeros puestos. Es impresionante por varios motivos. El primero son las espectaculares vistas del océano, el puerto o la ciudad que se tienen desde sus 527 habitaciones. El diseño y estructura del edificio –obra del famoso arquitecto estadounidense John Portman- favorecen dicho espectáculo.

Las estancias están dotadas de todas las comodidades propias de un establecimiento top, entre ellas wifi de alta velocidad o un sistema de sonido envolvente de alta calidad con opciones de cedé y deuvedé. Destaca, asimismo, por su estratégica ubicación: se encuentra en primera línea de mar y cerca de distrito de los negocios. También tiene fácil acceso al distrito comercial de Orchard Road, al Marina Square Mall, a las tiendas de lujo y a diversas avenidas llenas de vida. Asimismo, está a dos pasos de la zona de teatros y a un tiro de piedra de uno de los más importantes centros de convenciones de la ciudad. En coche, solo le separan 20 minutos del aeropuerto internacional de Changi y de la feria.

E incluso, sin necesidad de salir del propio hotel, los clientes pueden encontrar atractivas propuestas para amenizar la estancia. Entre ellas está la piscina exterior, de 25 metros, que se encuentra en la quinta planta, rodeada por un ambiente tropical y cabañas para mayor privacidad. Junto a ella, el fabuloso espá se basa en una concepción holística del cuerpo humano para ofrecer los tratamientos más lujosos, desarrollados con el asesoramiento de especialistas en medicina china o expertos en aromaterapia, entre otros.

Por último, no puede dejarse a un lado la amplia y cuidada oferta gastronómica, que va desde el Axis Bar and Lounge (para tomar un cóctel o unas tapas), al Cherry Garden (uno de las más innovadores restaurantes de la ciudad), pasando por el Bay@5 (junto a la piscina), el Dolce Vita (que ofrece una refrescante paleta de los sabores italianos) o el Melt (bufet de cocinas del mundo).

+ www.mandarinoriental.com