Tras perderse por la Medina y embriagarse en los zocos, toca descubrir una ciudad atenta a las últimas tendencias

El motivo principal para visitar Marraquech por primera vez siempre es la llamada de su Medina, con sus laberínticas callejuelas que, de repente, conducen hacia majestuosas mezquitas, impresionantes palacios, bulliciosos zocos y la polivalente plaza de Jemaa el Fna, donde sucede prácticamente de todo a partir del atardecer gracias a la voluntad de encantadores de serpientes, adivinadoras, aguadores bereberes, tatuadores de henna o músicos callejeros. Pero una vez superado el primer impacto, toca descubrir la ciudad que aún permanece escondida al turista ocasional, mostrándose enérgica, cosmopolita y abierta a las últimas tendencias.

No es necesario hacer distinciones entre las dos principales zonas que conforman Marraquech, la Medina y Guéliz (la ciudad nueva), ya que en cualquier lugar se pueden encontrar restaurantes, galerías de artes, tiendas y cafés que van más allá del tópico y, precisamente por eso, vale la pena visitar. Terrazas donde cenar un menú de tapas con vistas al núcleo antiguo conviven con lounge-bar donde los pinchadiscos animan la noche cuando se pone el sol. Si el plan es más tranquilo se puede optar por un fumadero de ambiente bereber o el café literario Dar Chérifa, una antigua casa de la Medina reformada para acoger exposiciones, conciertos, lecturas de poemas y cualquier otra actividad cultural.

Ya en la ciudad nueva –donde las callejuelas dan paso a grandes avenidas– se encuentran los principales hoteles, tiendas de lujo y cafés. Pero, como en cualquier ciudad que se precie, existe una antigua zona industrial que tras años de olvido se ha convertido en polo de atracción de energía creativa y nuevas tendencias. En Marraquech se trata del barrio de Sidi Ghanem, en el que se congregan showrooms de diseñadores, galerías de arte, artesanos de lanuevaescuela ytodotipodetiendas que no desmerecerían en los barrios más cool de cualquier capital europea.

ARTESANÍA

MUSTAPHA BLAOUI

En el exterior, una gran puerta de madera con el número 144 en la parte superior. En el interior, la cueva de Alí Babá: una gran tienda con objetos singulares de decoración, lámparas, muebles, alfombras y objetos de artesanía de buena calidad. Se puede pasear libremente sin sentirse obligado a comprar.

144 Bab Doukkala (Medina)

COMPRAS ‘CHIC’

ATELIER MORO

No está a pie de calle, así que solo se llega con conocimiento de causa. Tras llamar a la puerta, es probable que la misma propietaria acompañe al cliente al segundo piso, donde se expone ropa, piezas decorativas, bisutería y objetos chic procedentes de Marruecos y el mundo entero.

114 Rue de la Fontaine. Mouassine (Medina)

DISEÑO

CAFÉ KAOWA Y HADAYA

Los Jardines Majorelle, en Guéliz, están formados por cactus, bambú y especies vegetales de los cinco continentes. También acoge el café Kaowa, una galería de arte con diferentes espacios de diseñadores internacionales afincados en Marraquech, y la boutique Hadaya, con originales objetos de regalo.

Mirador de Majorelle, local 8

GASTRONOMÍA

TRATTORIA DE GIANCARLO

Una buena alternativa para comer fuera de la Medina, a no más de 15 minutos andando de la ciudad antigua. Se trata de un espacio grande con una decoración algo kisch, pero en su carta cuenta con con platos de pasta italiana exquisita, pescado fresco y postres deliciosos a precios económicos.

www.latrattoriamarrakech.com

MÚSICA EN VIVO

LE BLOKK

Un restaurante muy peculiar situado en la Palmeraie, con una fusión de cocina marroquí, asiática e internacional, cócteles y música en directo con numerosos cantantes desde las ocho de la tarde hasta las tres de la madrugada. Suenan canciones de los años 60 y 70, así como ritmos de jazz y marroquís.

www.leblokk.com

ZONA EMERGENTE

SIDI GHANEM

A 10 minutos del centro histórico, aparece el barrio de Sidi Ghanem, una zona industrial donde se han instalado en los últimos años jóvenes diseñadores con ateliers y puntos de venta abiertos al público. Zona muy interesante para ver la evolución de la artesanía en esta ciudad cosmopolita.

www.sidighanem.net