Tailandia es así
En 1939 Tailandia sustituyó su mítico nombre de Reino de Siam por el actual, Prathet Thai, que literalmente significa país de los hombres libres, para reforzar ante el mundo su orgullo de no haber sido nunca colonizado y de haber mantenido un profundo respeto por las minorías étnicas que componen la nación. Esta circunstancia quizá haya sido clave para convertir a Tailandia hoy en día en uno de los países del sureste asiático más  desarrollados y con altos índices de alfabetización, así como una marcada y personalísima sensibilidad artística.

No obstante, siempre fue y será un país abierto al turismo, un gran anfitrión hospitalario y amable aunque, al mismo tiempo, poseedor orgulloso de su ancestral cultura, que preserva con mimo y transmite a las nuevas generaciones como su mayor tesoro.

Por todo ello las influencias extranjeras a lo largo de los siglos no han sido muy abundantes en Tailandia y en ninguna de las disciplinas artísticas thais existe un eclecticismo notable, salvo, naturalmente, la imperiosa necesidad asiática de construir rascacielos cada vez más altos para competir con otras grandes metrópolis.Vista de Bangkok

Esto es lo que hace complicada la búsqueda de rarezas, de pequeños rastros de otras culturas que, si bien han estado presentes, no han logrado tener un puesto relevante y forman parte de la Tailandia menos conocida.

Uno de los casos curiosos es el de la arquitectura colonial.  No deja de tener su morbo que un país que se salvó de cualquier colonización occidental posea una serie de perfectos ejemplos de edificios coloniales de singular belleza.  La mayoría de ellos fueron construidos por influencia de los países vecinos, que desarrollaron hermosísimos núcleos coloniales como Yangon, Luan Prabang o Siem Reap.

Hotel The Oriental, Bangkok
La primera edificación destacable en este curioso periplo se encuentra en Bangkok y es el legendario Hotel The Oriental. Ubicado a orillas del imponente Chao Phraya, el río de los reyes, este establecimiento ha sido una fuente de inspiración para algunos de los más afamados escritores, desde Somerset Maugham a Paul Theroux. De hecho, la historia del hotel siempre ha estado ligada a la literatura y por esa circunstancia algunas de sus 24 suites, han sido bautizadas con los nombres de escritores hospedados en él.

La parte colonial de The Oriental es The Author’s Residence, construida en 1876, contiene cuatro famosas suites  –Joseph Conrad, Somerset Maugham, Noel Coward y James Michener–.Vistas del Hotel The Oriental

Las otras suites con nombre de autor están en el edificio anexo, ya más moderno aunque conservando la personalidad que le caracteriza, y son Barbara Cartland, Gore Vidal, Graham Greene, Wilbur Smith, John le Carré y Kukrit Pramoj.

Antigüedades

El OP Place
Las calles laterales y traseras del The Oriental están cuajadas de edificios coloniales impecablemente conservados y que a día de hoy están destinados a diversas actividades. Así es el OP Place, un edificio construido en 1908 con un cierto toque de arquitectura neoclásica, como se puede observar en su ascensor de la época. El edificio posee varias galerías y es perfecto para aquellos que busquen antigüedades, artesanía típica asiática, joyas, alfombras, textiles o pinturas en seda tailandesa de la mejor calidad.

Muy cerca del OP Place se encuentran dos ejemplos de casas coloniales hoy reconvertidas en hotel y restaurante respectivamente.  La primera es The Bhuthorn. Se trata de una tradicional shophouse reconvertida en bed & breakfast. Con solo tres habitaciones, en ella se respira una atmósfera colonial gracias a su esmerada decoración. Y todo ello a pocos minutos caminando del palacio real o del templo del Buda Reclinado.
Vistas de Bangkok y el Buda Inclinado

La segunda es el restaurante Tongue Thai, alejado de los típicos lugares turísticos. Decorado con antigua madera de teca, muestras de arte contemporáneo de artistas locales, antigüedades chinas y tailandesas y el sonido del jazz para amenizar el almuerzo, Tongue Thai es un acierto en esta bulliciosa ciudad.

Para concluir con el periplo colonial, hay que alojarse en The Eugenia. Un Relais & Chateaux en pleno corazón del distrito financiero de Bangkok. Hotel The Eugenia De LuxeCon solo 12 suites ofrece todo el estilo, elegancia y lujo de los primeros hoteles del siglo XIX, pero con las comodidades actuales.   Muy inteligentemente, han conseguido crear un espacio en el que se retrocede en el tiempo. De hecho, para preservar el ambiente, no hay ascensor y se accede a las habitaciones por una magnífica escalera de oscuras maderas. Más que un hotel, un hogar de opulentas estancias.

Datos de Tailandia

  • Capital: Bangkok.
  • Superficie: 514.000 km2.
  • Población: 64.631.595 hab.
  • Moneda: Baht.
  • Idioma: Tailandés.

Para más información: