Mexico, de los saltos al vacío de Acapulco al paraíso desértico de los cabos.


acapulcoAcapulco
ya existía hace más de 5.000 años, cuando los primeros habitantes, los nahuas, se instalaron en su hermosa bahía. Les siguieron olmecas, toltecas y aztecas hasta la llegada de los conquistadores españoles. Sin embargo, fue presentada oficialmente al mundo entrada la década de los 50, cuando fue elegida por los glamurosos artistas de Hollywood como lugar de esparcimiento.
En las paredes del Hotel Los Flamingos cuelgan las fotos amarillentas de un pasado glorioso de reuniones y fiestas y, en la entrada, un cartel da la bienvenida “al escondite de la pandilla de Hollywood 1950-1984” firmado por algunos de sus más habituales moradores como John Wayne, Johnny Weissmuller, Cary Grant, Richard Widmark, Elizabeth Taylor, Tyrone Power y demás amigos americanos. Hoy, los famosos de todo el mundo prefieren las suntuosas villas particulares que se reparten por las montañas que circundan Acapulco y donde se encuentra uno de los hoteles más chic de México, Las Brisas, decorado en rosa y blanco, con suites de lujo que ofrecen unas espectaculares vistas al Pacífico.

Acapulco, tierra de ‘Clavadistas’.

 Acapulco también es conocida por tener uno de los espectáculos únicos en el mundo y que se ha convertido en símbolo de la Bahía: los famosos clavadistas de Acapulco, que desde hace más de 60 años se precipitan al mar desde una altura de más de 35 metros en la llamada Quebrada, una oquedad entre acantilados donde las olas rompen con un estruendo de tormenta. Como si de un ritual se tratase, los clavadistas, pertrechados solo con un bañador, se abren paso entre el público varias veces al día y trepan por el acantilado hasta la cumbre, donde solo les protege la oración a la Virgen de Guadalupe instalada en una pequeña capilla.

Por otro lado, en la punta de la península de Baja California se encuentran los Cabos, una zona desértica de excepcional belleza donde se juntan el océano Pacífico y el mar de Cortés. En los 33 kilómetros de costa que separan San José de los Cabos y Cabo San Lucas, el viajero encuentra tranquilidad, aventura y, sobre todo, pesca. La diversión también está garantizada gracias a los barcos que cantan que zarpan cada tarde para rodear el cabo.

Contemplar la puesta de sol desde uno de los lugares mas bellos de la Tierra es toda una experiencia inolvidable. En la punta, la erosión del mar ha formado islotes y cuevas, así como el famoso Arco, una roca horadada que comunica ambos mares y donde focas y leones marinos se apelotonan plácidamente. Pero si de fauna se trata no hay mayor espectáculo que el que se produce entre los meses de diciembre y marzo cuando la ballena gris llega hasta estas costas para parir a sus crías.

El interior de los Cabos tiene un atractivo especial dependiendo de las estaciones. En verano el desierto es duro, el sol lo achicharra todo sin piedad, pero las primeras gotas que caen durante la estación de las lluvias provocan que la tierra se cubra de una alfombra multicolor y los árboles revivan cargados de flores. Es la magia de los Cabos.

México, diversión mundana y tranquilidad agreste.

Dentro de la gran oferta turística de México existen dos alternativas que se complementan por su diversidad. Acapulco, situado en una extensa bahía en el Pacífico, es ciudad de grandes hoteles a pie de playa, clima cálido, diversión y fiesta nocturna. Por su parte, Los Cabos es un paraíso de naturaleza agreste con desierto, océano y resorts de lujo, donde la tranquilidad está garantizada, aunque no exenta de diversiones para los amantes de la pesca, el golf y todos los deportes acuáticos.Para más información: www.visitmexico.com

Viajar a México

Datos generales:

  • Capital: México
  • Superficie:1.972.550 km2
  • Población: 8.720.916 habitantes
  • Moneda: Peso mexicano
  • Idioma: Español

Vuelos diarios a Mexico desde Madrid:

Mexicana (www.mexicana.com) opera desde hace más de 90 años en destinos nacionales y 40 años, en internacionales. Desde este año ha pasado a formar parte de la alianza global Oneworld, aunque comparte trayectos en código compartido con algunas de las compañías más prestigiosas del mundo. Destaca su excelente Clase Mexicana Élite, en la que la calidad de su cátering está garantizada gracias a su chef Enrique Olvera, considerado uno de los mejores cocineros de México. En el 2007 fue galardonada como la mejor línea aérea por los World Travel Awards por su calidad, comodidad y servicio. La compañía aérea tiene vuelos diarios que conectan Madrid y México.