Por Alvaro Laforet | @AlvaroLaforet

Pocos países pueden presumir de tener una de las ciudades más prósperas del mundo. Múnich es una de éstas. La capital del estado federado de Baviera siempre se ha caracterizado siempre por ser una de las regiones más ricas de Alemania.

El muniqués suele ser una persona alegre y muy trabajadora. Tienen mucho estilo a la hora de vestir, no es extraño que tengan una de las sastrerías y zapaterías más antiguas del  país, como es Ed Meier Shoe Shop. Las calles son todo un escaparate urbano de lujo y poderío.

Esta ciudad que no llega a los dos millones de personas, tiene un gran número de museos de arte moderno de gran relevancia como es el Lenbachhaus, donde se expone actualmente una colección especial de Andy Warhol. A escasos metros y cuando aprieta el apetito, este museo tiene el Ella, un restaurante de comida internacional muy frecuentado por los muniquenses cada día de la semana.

Uno lugar que no hay que perderse es el Jardín Inglés (Englischer Garten). Es uno de los mayores parques urbanos del mundo, donde la gente va a tomar el sol en verano y a bañarse en el río Eisbach (arroyo helado en alemán). Este río se ha convertido en un clásico del surfers, ya que en una zona por donde pasa la gélida agua de los Alpes se ha creado una gran ola artificial. Deportistas de todo el mundo vienen a practicar este deporte.

Barrio de los Museos | Munich © Alvaro Laforet

La ciudad ha trabajado mucho en su oferta gastronómica. Si se busca la típica comida bávara, la encontrarás en la taberna Der Pschorr justo al lado del mercado Viktualienmarkt. Si por el contrario se quiere algo más chic, entonces Tian o el Atelier Gourmet son los restaurantes para degustar platos de autor. Al medio día, vale la pena tomar un tentempié en restaurante Blue Spa Lounge y disfrutar de las espléndidas vistas de la ciudad vieja.

Uno de los iconos de la ciudad es la marca de automóviles BMW (Bayerische Motoren Werke, «Fábricas bávaras de motores»). Si además, eres fan de los coches y quieres pilotar el último modelo, BMW tiene un circuito de pruebas construido en un antiguo aeropuerto militar. La experiencia no es barata pero sí exclusiva y única.

BMW Driving Experience © Alvaro Laforet

Camino al aeropuerto está la Torre Olímpica, construida entre 1965-1968 y con una altura de 291 metros, allí están las mejores vistas del Parque Olímpico de Múnich. Una de las atracciones más populares es comer a 181 metros de altura en el restaurante giratorio “Restaurant 181” donde se pueden degustar platos muy originales. Fue galardonado con una Estrella Michellín.

Más información

Sobre Munich http://www.simply-munich.com

Sobre Baviera http://bayernamedida.com

Sobre Alemania http://www.germany.travel/

Donde dormir

Hotel con carácter | Hotello B’01 http://www.hotello.de/b01-muenchen/

Donde comer

Comida tradicional | http://www.der-pschorr.de

Alta cocina | http://www.tian-restaurant.com/muenchen/en/

Cocina con carácter | http://ateliergourmet.de

Comidas en museos | http://www.ella-lenbachhaus.com/de/

Alta cocina con vistas espectaculares | https://www.restaurant181.com

Cocina bávara | http://www.schwarzreiter-muenchen.de/en/

Arte 

Urbano | http://www.samstag.world/de/home-1

Museum Brandhorst | http://www.museum-brandhorst.de/en.html

Museum Lenbachhaus | http://www.lenbachhaus.de

Experiencias

BMW Driving Experience | https://www.bmw-drivingexperience.com/en.html