ENVIDIA

 Es el sentimiento que despierta el visitan te cuando llega cargado de bolsas de ropa, música, perfumes… Leeds pasa por ser la capital de las compras del norte de Inglaterra. Galerías comerciales como las del Victoria Quarter son una perdición. (www.vqleeds.com).

SOBERBIA YA LO DIJO OSCAR WILDE,

 “la mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella”. Yorkshire lo pone fácil. Este condado del norte de Inglaterra permi te a sus visitantes caer en los siete pecados capitales de forma compulsiva. LUJURIA A través de los cuadros del artista local David Hockney, en Saltaire, es posible sentir toda la fuerza y pasión que esta tierra transmite. También el fervor de los relatos de las hermanas más famosas de la literatura británica, Charlotte, Emily y Ann Brontë, marcaron y marcarán a fuego a sus lectores con historias que en muchos casos tuvieron como escenario estos pa- rajes. (www.saltsmill.org.uk/gallery.htm y www.bronte.info). GULA Próxima parada, el infierno. No hay es- capatoria una vez se visita el restaurante Anthony’s, pupilo de Ferran Adrià, en sus

TEXTONEUS VILLA

 destinos establecimientos de Leeds o York. O el archiconocido Bettys, más que una cafetería y más que un salón de té al uso, una orgía de nata y crema. (www.anthonys- restaurant.co.uk y www.bettys.co.uk).

AVARICIA

La misma que sintieron los corsarios y pi- ratas ingleses cuando escondían sus tesoros en las cuevas que recortan la bahía de Robin Hood. O quizá lo que reflejaban los ojos de Drácula al desembarcar en Inglaterra y mirar los cuellos de las doncellas de Whitby (www.discoveryorkshireco- ast.com). En el Hotel The Old Swan de Harrogate desapareció durante 10 días Agatha Christie por un problema de amnesia. La escritora reapareció justo a tiem- po para la publicación de su libro El ase- sinato de Roger Ackroyd ¿Amnesia? £O tal vez márketing! (www.harrogate.gov.uk). IRA Este es feudo de fantasmas y espíritus y no todos descansan en paz. Hay que atre- verse con cualquiera de los lugares en- cantados que brindan sus pueblos y ciu- dades. Pasos, repiqueteo de cadenas y voces son solo algunas muestras de ra- bia contenida (www.ghosttrail.co.uk).

Si hoy en día York es la capital de los fan- tasmas, en el pasado lo fue del pueblo vi- kingo. Furia y sangre, definían unos tiem- pos donde solo sobrevivía el más fuerte. (www.jorvik-viking-centre.co.uk). El condado está salpicado de orgullosas residencias señoriales. Grandiosas es- calinatas, columnas, lámparas y jardines son testigos de un tiempo de vino y rosas. Entre todas ellas quizá destaquen la apa- bullante mansión Harewood o el castillo de Howard, decorado de la película Barry Lyndon, entre otras. (www.harewood.org y www.castlehoward.co.uk).

PEREZA

 Es probable que una vez saboreado el ve- neno de las anteriores seis pruebas, la pe- reza sea inevitable. Para ello en Yorkshi- re hay lugares idílicos para la práctica del Dolcefarniente. Fountains Abbey es más que unos restos arquitectónicos, más que un gigantesco espacio al aire libre rodea- do de estanques y palacetes. Si se bus- ca un espacio más intimista vale la pena abandonarse en los Baños Turcos de Ha- rrogate. ¿El paraíso quizás? (www.foun- tainsabbey.org.uk y la web www.harroga- te.gov.uk/immediacy-1100). + i [ ] www.dispuestoapecar.com / www.visitbritain.es