Canon ha presentado una nueva versión en blanco de la cámara réflex digital más pequeña y ligera del mundo, la EOS 100D, así como una nueva versión del objetivo zum EF-S 18-55 mm, también en color blanco. Un aparato ideal para principiantes que quieran comenzar a explorar el mundo réflex, ya que facilita la captación de imágenes con un detalle espectacular.

Con unas medidas de 116,8 x 90,7 x 69,4 mm, la EOS 100D es lo suficientemente compacta como para llevarla siempre encima. Gracias a su sensor de 18 megapíxeles y de una serie de sencillos controles y modos de disparo automáticos, resulta fácil captar fotos y vídeos Full HD.

Info: www.canon.es