¿QUÉ TIENEN EN COMÚN Catherine Deneuve, Richard Gere, Montserrat Caballé o Paul McCartney? Los cuatro son clientes del Gran Hotel Europe, el primer cinco estrellas de San Petersburgo. Un gran lujo que pertenece al grupo de hoteles del Orient Express y que ha visto desfilar en sus 130 años de existencia a una galaxia de estrellas, artistas, músicos y personalidades del mundo de la política y la realeza europea. Situado en un edificio histórico de 1824, considerado monumento cultural y nacional, ha mantenido su fachada neoclásica diseñada por el arquitecto italiano Carlo Rossi. Sus originales interiores, de estilo art nouveau, reflejan la tendencia de los palacios y residencias reales. El Grand Hotel Europe está situado en pleno corazón de la ciudad, frente a la Sociedad Filarmónica y a muy poca distancia a pie del museo del Hermitage, la plaza del Palacio de Invierno, la Ópera Moussorgsky y el Ballet Theatre. Esta residencia palaciega dispone de 301 habitaciones, 90 de las cuales fueron remodeladas hace apenas un año. Las estancias están equipadas con todo tipo de lujos y servicios; las tapicerías de seda se combinan con equipos de alta tecnología. Además, el hotel presenta una oferta muy ecléctica de lugares para cenar, con siete bares y restaurantes propios. En el 2005 se inauguró el primer Bar de Hielo al aire libre –abierto de noviembre a abril–, que ofrece una lujosa selección de bebidas tonificantes, incluyendo champán Louis Roederer, los mejores vodkas rusos y vinos calientes con especias, así como tres tipos de caviar negro y ostras. En el entresuelo del hotel se puede disfrutar de la cocina francesa en el restaurante más refinado de todo San Petersburgo, L’Europe. Ahí va un dato: el desayuno se sirve con un músico tocando el arpa. Para especialidades italianas, el Rossi’s; los cócteles se sirven en el Sadko’s, y los amantes del sushi no pueden descuidar el Chopsticks. El Mezanine Café permite disfrutar de pasteles y crepes recién hechos bajo el cielo de San Petersburgo, y el Lobby Bar, en un bello escenario restaurado de principios de siglo, ofrece música de piano en directo. Auténtico lujo imperial.