MÁS VALE TARDE QUE NUNCA.

Igual que en el Reino Unido las producciones tecno pop de Erasure, Depeche Mode o Eurythmics alcanzaban las cotas más al- tas de éxito en los 80, Orlando desarrolla ahora su propia escena de música baila- ble, que sirve de hilo conductor (noctur- no) de la joven y vibrante ciudad. Unos te- janos ceñidos y cuatro brochazos en la cara preceden al desembarco en el cen- tro, donde se concentran la mayoría de clubs, especialmente en las interseccio- nes de Church Street, Magnolia Street, Central Boulevard y Pine Street. Comienza el recorrido en Firestone, con- siderado por muchos como el epicentro de la música house y tecno, y anfitrión de pinchadiscos durante más de 15 años. Ini- gualable también es el ambiente de los clubs Icon y Tabu. Aunque, para los nos- tálgicos de los 80, 90 y los sonidos pos- modernos, la mejor alternativa se encuen- tra en el Independent Bar.

En el distrito hay también bares con mú- sica en vivo y un clima que invita a intimar. Para descubrir a las bandas locales que quizás lleguen a ser formaciones de éxi- to hay que pasarse por The Social o a The BackBooth. Sky 60 es un bar al aire libre con todo el estilo de South Beach y unas vistas increíbles. Y The Bösendorfer Loun- ge, en el Hotel Grand Bohemian, se ca- racteriza por su ambiente elegante, sus martinis o vinos. Finalmente, Room 3 Ni- ne o The Lodge son la elección de los que buscan un local más relajado.

EL CÓCTEL DE LA VIDA

 En la plaza Wall Street, en Orange Ave- nue, cada bar tiene un sabor diferente. Wall Street Cantina, por ejemplo, ofrece un espacio al aire libre para combinar cóc- teles y buena música, enlatada durante la mayor parte del año y en directo el 5 de mayo y el día de San Patricio. Para bai- lar sin límite, One-Eyed Jacks cuenta con un inmenso bar y un escenario para los que andan más cortos de vergüenza. Y a un lado de estos lugares, Loaded Hog esconde una atmósfera íntima con ca- binas para parejas. Ya en la plaza se encuentra The Globe, un café que sirve originales aperitivos y sushi, hasta donde llegan las notas de los clubs Slingapours y Tuk Tuk, con música en vivo y pinchadiscos cuyas preferen- cias van del hip hop al house y el tecno. Muy cerca, Waitiki Retro Tiki Lounge ofre- ce bebidas exóticas y música en vivo, mientras que el elegante Monkey Bar atrae a la clientela por sus martinis y su espacio lounge al aire libre. En Church Street, la principal atracción es un complejo de tres pisos con diferentes bares en cada piso.

Primera plan ta: allí se encuentra Chillers, bautizado as por su especialidad en bebidas congela das, con dj incluido. Segundo piso, don de está Big Belly Brewery, con una at mósfera relajada y grandes barriles con cacahuates. En Latitudes, en la últim planta, suena el reggae en vivo. Dejando este bloque de lado, en Church Street s encuentra también un nuevo club noc turno, el Dolce, con servicios exclusivo pensados para los clientes vip.

METAMORFOSIS

Durante el día, International Drive es un calle muy frecuentada, sobre todo por s gran número de tiendas y restaurantes Cuando oscurece, las luces brillantes l transforman. Pointe Orlando, un gran complejo para compras y entretenimien to, a poca distancia del Orange Count Convention Center de Orlando, promete sin tener que ir de un sitio a otro, una no che entera de diversión. Puede comen zar en uno de los muchos restaurante –como The Capital Grille–, seguir por un cata de vinos en The Grape y música en vivo en BB King’s Club. Para acabar, ha que visitar el club de moda Glo Loung Orlando, o los piano bares Howl at th Moon Orlando y Destiny Nightclub. Así e imposible perder el ritmo.

 

www.orlandoinfo.com