¿En busca de un destino espectacular para pasar unas vacaciones inolvidables el próximo otoño? El hotel Seaside Finolhu, en las paradisiacas Islas Maldivas, se encuentra cerrado por reforma pero estará listo para recibirnos de nuevo ¡a partir del 1 de octubre!

1. Un hotel para reestrenar. Seaside Finolhu es el único hotel de las Islas Maldivas incluido en la prestigiosa cartera internacional de Design Hotels y en marzo comenzó una gran obra de remodelación dirigida por Muza Lab, galardonado estudio con sede en Londres. La renovación afecta a las villas, los restaurantes y las zonas comunes e incluirá la construcción de un estudio cubierto de golf de última generación. El objetivo es actualizar el hotel y desarrollar aún más su atmósfera, elegante, chic y relajada.

2. El lujo de dormir sobre el océano… Las 125 exóticas y amplias villas de Finolhu ofrecen un alto grado de privacidad. Algunas de ellas están situadas directamente en la playa y otras se elevan sobre pilares en el agua, y la mitad tiene su propia piscina privada. Entre ellas destaca la emblemática Villa Rockstar de dos dormitorios, con 460 metros cuadrados de superficie, vistas al océano y los últimos lujos y comodidades.

3. … O en una habitación burbuja, la única de las Islas Maldivas . ¿Imaginas pasar una noche bajo las estrellas en un rincón apartado de la playa, en una romántica Beach Bubble, para disfrutar en la más absoluta privacidad del espectacular entorno natural? Finolhu es el primer y único hotel de las Islas Maldivas con una habitación burbuja. Su estructura transparente permite dormir bajo las estrellas escuchando de

fondo las olas llegando a la orilla. La experiencia se completa con un paseo en dhoni -embarcación típica de Maldivas-, una barbacoa privada para cenar y un desayuno servido en la playa.

4. Uno de los mejores lugares del mundo para explorar la vida marina. Seaside Finolhu es uno de los pocos hoteles situados en el Atolón Baa, reserva de la biosfera por la UNESCO, a pocos minutos en lancha rápida de la Bahía de Hanifaru, protegida también por la UNESCO. Paraíso virgen para la vida marina, aquí los colores de los arrecifes resultan fascinantes y difíciles de olvidar, y parte de la fauna y flora que se ve bajo estas aguas no se pueden encontrar en ningún otro sitio del mundo. Los amantes del buceo y el snorkel y quienes se animen con las clases de iniciación que organiza el hotel desde su centro de buceo encontrarán aquí un auténtico paraíso subacuático.

5. Gran experiencia gastronómica. Delicias asiáticas, cocina francesa, mariscos, pescado fresco de la zona, sabores del norte de África… Cuatro restaurantes con cuatro identidades diferentes conforman la oferta gastronómica de Seaside Finolhu, que también sufrirá una renovación. Por ejemplo, Crab Shack, el restaurante de madera de ambiente rústico situado a 20 minutos de la isla principal del hotel. A partir de octubre, estrenará nuevos menús y coloridos cambios en su interiorismo, en línea con la nueva imagen del hotel, y varias veces a la semana también abrirá por la tarde-noche.

6. Largas playas de arena blanca. Repartidas en cuatro islas, las playas de arena blanca de Finolhu se extienden unos dos kilómetros, lo que significa que aquí hay sitio más que de sobra para dar largos y relajantes paseos. En la isla principal, una exuberante vegetación bordea los senderos de arena blanca, creando así una paradisiaca postal. El clima tropical también ayuda a conseguir esta idílica estampa: la temperatura media del aire es de 29 grados y la del agua, 24.

7. Descansar, divertirse ¡y ponerse en forma! El Movement Pavilion, el gimnasio, la cancha de tenis y la propia playa se convierten en los mejores escenarios para poner en forma el cuerpo y refrescar el espíritu. Quienes busquen un completo entrenamiento físico encontrarán el apoyo de entrenadores personales, profesores de tenis y monitores de yoga. El hotel también organiza todo tipo de actividades náuticas, desde las más tranquilas hasta las exigentes: wakeboard, jet ski, parasailing, windsurf, kayak…

8. Más allá del hotel. Para conocer la vida en las Maldivas más allá de los resorts, sumergirse en sus tradiciones y empaparse de su cultura, Finolhu organiza todo tipo de excursiones e intercambios culturales. Por ejemplo, visitas a la isla de Hithadoo, de la que proceden muchos de sus empleados, o excursiones de pesca para conocer las costumbres locales y la técnica de la pesca a mano. El hotel, totalmente comprometido con la sostenibilidad y su privilegiado entorno, también ofrece la posibilidad de descubrir la increíble fauna local, conocer los proyectos sostenibles en los que está involucrado y colaborar con diversas asociaciones durante los avistamientos de tortugas marinas, mantarrayas y tiburones ballena.