Torre Montparnasse, casi en las nubes

Paris Torre EiffelLa alternativa a la torre Eiffel es el observatorio de Montparnasse.

Sin colas y con unas vistas igual de buenas. En realidad se trata de la azotea más elevada de París, una terraza de 210 metros cuadrados para jugar a ser el primero en divisar la blanca noria del jardín de las Tullerías –patrimonio de la humanidad–, la plaza de la Bastilla o el cementerio de Père Lachaise, donde se encuentran, entre otras muchas, las tumbas de Oscar Wilde o Jim Morrison.

En solo 38 segundos, el ascensor más rápido de Europa asciende hasta una altura de 196 metros. En ese momento, los visitantes se encuentran en el piso 56, pero deben subir a pie tres plantas más para alcanzar la cota máxima.

Si el día está claro, la panorámica alcanza los 40 kilómetros de distancia en todas las direcciones. Y con el ocaso se convierte en un lugar silencioso y romántico, cuando el sol rojizo se despide por unas horas de la ciudad del amor.

El Moulin Rouge

Moulin Rouge, ParísEl cabaret más antiguo del mundo, el Moulin Rouge, que celebra sus 120 años de historia con un show en el que participan 80 bailarines. Mil trajes desfilan por el escenario durante el espectáculo, que conserva la esencia del género: coreografías milimetradas, constantes cambios escenográficos, destape y mucha pluma. Se echa de menos que los artistas canten en directo, lo que queda compensado por la calidad de los números circenses de malabarismo, doma de ani- males, mimo o ventriloquia que se intercalan en cada sesión.

Montmartre

Por la calle Lepic, que nace junto al Moulin Rouge –muy cerca del bar en el que trabajaba en la ficción la protagonista de la entrañable película Amélie–, puede iniciarse un recorrido por el barrio de Montmartre, uno de los que más entusiasmo despierta entre los viajeros.

Descubra París guiados por residentes

Para los que realmente desean ahondar en la ciudad nació el proyecto Paris Greeter: recorridos de dos o tres horas guiados por residentes, que tanto aman el lugar en el que viven que se prestan voluntariamente a darlo a conocer, obviando los grandes reclamos turísticos e inmiscuyéndose en el verdadero París, en la historia, tradición y cultura francesas. Los voluntarios, por supuesto, no son guías de turismo profesionales y los itinerarios son completamente alternativos, pero eso es exactamente lo que los hace tan interesantes. Como se trata de una organización sin ánimo de lucro, los paseos son gratis, a pie o en transporte público. El guía debe solicitarse –al menos con dos semanas de antelación– a través de un formulario por internet. Más información en www.franceguide.com

Viajar a París

Datos generales:

  • Región: Île-de-France
  • Distritos: 20
  • Superficie: 105 km2
  • Moneda: Euro
  • Idioma: Francés

Desplazamientos:

El suelo de París está atravesado por una estupenda red de líneas de metro y tren que hacen que, aunque uno se pierda por las calles, a pocos metros tenga seguro una estación. No puede decirse precisamente que sea una red moderna, sino más bien todo lo contrario.

Precios:

Es fácil que en un restaurante cobren al turista más de cinco euros por una botella de medio litro de agua. Por eso uno no debe ruborizarse al pedir una jarra de agua del grifo (carafe d’eau), una práctica común, para nada mal vista y, sobre todo, gratis.

Ir a París:

Es tan sencillo como montarse en un tren a última hora de la tarde y abandonarse al descanso en una confortable cama, con intimidad y las comodidades propias de un hotel. Y al despertar, descansados y frescos, la capital francesa se encuentra al otro lado de la ventana, esperando ser descubierta. De esta manera, se ahorran gastos de hotel, así como en desplazamientos, pues el tren para en el mismo centro de la ciudad. Esta es la propuesta de Elipsos. El Trenhotel Joan Miró une Barcelona y París, con paradas intermedias en Girona, Figueres, Limoges y Orleans. Y el Trenhotel Francisco de Goya, que también llega al corazón de París, parte de Madrid y tiene parada en las estaciones de Valladolid, Burgos, Vitoria-Gasteiz, Poitiers, Blois y Orleans. El viajero puede escoger entre varias clases o acomodaciones.

Ahora, además, los usuarios pueden comprar los billetes de Elipsos por internet, a través de la página web www.renfe.com