Minutos antes de aterrizar, el rojo del atar- decer va desapareciendo, dando paso rápido a una negra noche. Desde la ven- tanilla del avión se divisa un mar de luces ordenadas, tan inmenso que la vista no puede abarcar. Es la ciudad de Lima. Fun- dada por Francisco Pizarro en 1535, hoy es una ciudad cosmopolita y limpia don- de se mezclan culturas y tradiciones con la mirada puesta en el futuro, pero en- señando a las nuevas generaciones a sal- vaguardar y respetar a sus ancestros. Después de un buen sueño reparador hay que empezar la visita sumergién- dose directamente en la historia. Y qué mejor manera que dejarse caer por la plaza de Armas. Ro- deada por edificios coloniales –como el Palacio de Gobierno y la Municipalidad Provincial–, en ella destaca la catedral, donde está enterrado Pizarro, cuyo mau- soleo está decorado con más de cuatro millones de pequeños mo- saicos, que represen- tan escenas de sus gestas.

 Desde allí, cogien- do la calle del Rastro de San Francisco, y haciendo un alto en el bar restaurante Cor- dano –el más antiguo de Lima–, se llega al convento de San Francisco, joya de la arquitectura virreinal, cuyo claustro es un remanso de paz donde disfrutar, no solo del agradable silencio y frescura que pro- porcionan los magnolios, sino también de los azulejos sevillanos, que datan de 1620. Dada la importancia de este conjunto his- tórico –conocido como Damero de Pi- zarro por la distribución de sus calles en forma de tablero de ajedrez–, fue declarado patri- monio mundial por la Unesco en el año 1991. En Lima cada barrio tiene personalidad pro- pia. En Larcomar se le- vantan los rascacielos y modernos edificios entre zonas ajardinadas que bordean el Pacífico, cuyas enormes y limpias playas hacen las delicias de los surfistas. En Mi- raflores se encuentran los hoteles, restau- rantes y comercios más lujosos.

En la ca- lle de Larco están las mejores tiendas y centros comerciales y si lo que se busca es tomar una copa y bailar, la mejor ofer- ta está en la avenida Diagonal. No obs- tante, hay que dejar un poco de tiempo para visitar la Huaca Pucllana preincaica y con forma piramidal, construida en adobe con la técnica llamada librero y que data del 200 al 700 d.c. En el barrio de San Isi- dro se levantan palacios y mansiones se- ñoriales, algunas de ellas sentenciadas de muerte en pos de la modernidad. Pero la Lima más intelectual y bohemia está en Barranco, típico barrio colonial, antiguo balneario de familias adineradas con ca- sas pintadas de colores, bares y terrazas que dan al mar, pequeños restaurantes donde degustar el auténtico ceviche y lo- cales nocturnos que ofrecen todo tipo de espectáculos. Lima posee infinidad de museos. La ma- yoría son privados, como el museo Larco, situado en una preciosa mansión virreinal (con restaurante incluido), que posee una de las mayores colecciones de arte pre- colombino, con más de 4.500 piezas, don- de cabe destacar la más extraordinaria co- lección de arte erótico.

 UN PASEO POR LA HISTORIA

 Dejando Lima a través de la panamerica- na o en avión se llega a Trujillo, en la co- marca de La Libertad, una hermosa ciu- dad colonial fundada por Almagro, que goza todo el año de una cálida tempera- tura, lo que le ha valido el título de capital de la eterna primavera. Pero la importan- cia de toda esta zona radica en los múlti- ples vestigios arqueológicos hallados, quehan demostrado que estas tierras estu- vieron ya habitadas hace más de 10.000 años, y que allí se forjó la organización es- tatal de todo Perú. A pocos kilómetros se encuentran las Huacas mochicas del Sol y de la Luna, donde los bajorrelieves po- licromados que poco a poco salen a la luz hablan de los ritos ancestrales del pue- blo moche y los sacrificios humanos que practicaban para honrar a los dioses y así calmar sus iras amenazantes con el terri- ble fenómeno del Niño. No lejos se extiende la impresionante y más importante ciudad precolombina de toda Latinoamérica: la ciudad de barro de Chan Chan, capital del imperio chimu, mo- delo de organización social y jerárquica que ocupa 20 kilómetros cuadrados. Hoy solo el viento circula por las anchas plazas de la que fuera una próspera ciudad amu- rallada con esplendorosos palacios, tem- plos, cisternas y una organización jerár- quica todavía hoy patente.

En 1986 la Unesco la declaró patrimonio mundial, en su afán de salvarla de una pronta desa- parición bajo la erosión del viento y las es- casas precipitaciones atmosféricas. A unos 300 kilómetros por la panameri- cana, atravesando una zona desértica, sembrada de pequeñas poblaciones de adobe, se encuentra Chiclayo, en cuyos alrededores se puede visitar la Huaca del Brujo, donde hace pocos años se descu- brió uno de los hallazgos más importan- tes del mundo, que cambió por completo el concepto de la cultura moche: la da- ma de Cao. Esta momia de una mujer de unos 25 años con los brazos y manos ta- tuados fue encontrada a dos metros y me- dio del suelo perfectamente conservada, envuelta en 26 mantos y rodeada de va- sijas, útiles cotidianos y joyas. Y lo más sorprendente: empuñando una maza y custodiada por las tumbas de tres guerre- ros, honores que, hasta entonces, se cre- ían solo reservados para los enterramien- tos de hombres de gran estatus social.

A pocos kilómetros de Chiclayo está el valle de las pirámides de Tucume, un con- junto impresionante de 26 huacas que abarca una extensión de 220 hectáreas pertenecientes a la cultura lampayebe. Pero la gran estrella de esta zona está en el Museo Nacional de Sipan, diseñado por el arquitecto Celso Prado y represen- tando una huaca modernizada. Allí se encuentran las momias mo- ches y sus tesoros hallados in- tactos del Señor de Sipan y el Viejo Señor de Sipan. Las momias fueron halla- das en 1987 en Huaca Rajada por el arqueólogo Walter Alva quien, ponien- do en riesgo su propia vi- da, apostó porque un te- soro así no pasara desaper- cibido para las generaciones posteriores.

 EL ORIGEN

 Según los investigadores, Trujillo estuvo habitada hace más de 10.000 años

 LA MUESTRA

El museo Larco de Lima destaca por su extraordinaria colección de arte erótico