SITUADA A LOS PIES de la Cordillera Central y a tan solo 90 minutos del viejo San Juan, la ciudad de Ponce es la segunda población más grande de la conocida como región de Porta Caribe, en el centro de la costa sur de Puerto Rico. Pasear por las calles de esta ciudad es un auténtico viaje en el tiempo. Fundada en 1692, la ciudad es un reflejo inigualable de la rica cultura puertorriqueña y de su impresionante arquitectura del siglo XIX. Entre sus edificios más emblemáticos destaca la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, aunque desde 1968 se han restaurado en la zona más de 500 edificios históricos que datan de mediados del siglo XIX hasta los años 30. Es el caso de la casa Paoli, la casa Ciechers-Cillaronga, la casa de las Cariátides o el majestuoso museo del Castillo de Serralles. También resalta el Museo de Arte de Ponce, que posee la mejor colección de arte europeo que se puede encontrar en el Caribe: más de 2.500 obras incluyendo una excelente muestra del arte renacentista, barroco y prerafaelita. La nota de color la pone el llamativo rojo y negro del antiguo parque de Bombas y del parque ceremonial indígena de Tibes, ambos reconvertidos en museo.

BULLICIO EN LA ORILLA
Para coger el pulso al ritmo de Ponce y sus habitantes, se recomienda dar una vuelta por el paseo tablado de La Guancha, un área recreativa frente al mar Caribe, donde se puede disfrutar de comidas y bebidas típicas, de la pesca desde la orilla y de las actividades de música popular tan frecuentes en la zona. Asimismo, las playas de Guánica, muy cercanas al centro de la ciudad, permiten al visitante relajarse y descubrir la exuberante naturaleza de los alrededores.

OFERTA TURÍSTICA VARIADA
Ponce es uno de los núcleos de la marca turística conocida como Porta Caribe, creada a mediados del año pasado y que supone una importante inversión para un conjunto de hasta 15 municipios de la región sur de la isla. Esta zona se suma a la marca Porta del Sol, creada en diciembre del 2005 en la región oeste de Puerto Rico con fines similares. Ambas iniciativas permiten promover en el extranjero una oferta de turismo variada –más allá de las playas y del área metropolitana– que se nutre de las distintas regiones municipales y de su diversidad natural, cultural y de entretenimiento. A modo de ejemplo, el pasado mes de enero el municipio de Coamo firmó un acuerdo que permitirá la remodelación y desarrollo de las piscinas de aguas termales de los baños públicos de esta región. La acción atraerá un mercado específico de visitantes interesados tanto en la experiencia curativa de estas aguas como en la riqueza cultural de su entorno.