Por @AlvaroLaforet

Durante el verano se tiran tantas fotos que después no se sabe que hacer con todas ellas, aparte de guardarlas en un disco duro y quedarse en el olvido. Os presento varias propuesta que seguro os pueden ayudar a darles mayor visibilidad.

1. Impresión. Selecciona las dos o tres  fotos más bonitas que creas que pueden quedar bien, colgadas en la pared e imprímelas. Te sugiero que tomes las fotos en calidad máxima para que puedas ampliar la copia en un formato más grande. Si estás familiarizado con editores fotográficos como photoshop o lightroom, entonces intenta tiras las fotos en formato RAW para que después las puedas procesar sin perder calidad. Redimensiona tus fotos para que te queden perfectas en un marco, salvo que te decidas por hacer ampliaciones en otros formatos más modernos como el metacrilato. Los papeles de impresión también son importantes y tienen diferentes calidades como nos indica Saal Digital

2. Álbum. Es uno de los productos que más me gustan. Tienes muchas fotos y todas te parecen maravillosas, pues la solución es crear un álbum y tenerlo siempre visible en una mesa o estantería. Además es un buen regalo y no sale nada caro. Hoy en día no necesitas grandes conocimientos de maquetación porque lo puedes hacer online y de forma muy sencilla. Saal tiene un software muy cómodo y fácil de utilizar.

Así que este verano, disfruta y tira un millón de fotos… el único trabajo que tendrás será seleccionar las mejores fotos.