UNA MANSIÓN clásica del Berlín de principios del siglo XX convertida en hotel, redecorada por el diseñador Karl Lagerfeld y armonizada con las últimas tecnologías. Así se podría definir al Schlosshotel, situado en el barrio residencial de Grunewald de la capital alemana y rodeado de un inmenso parque privado. El establecimiento más selecto de la ciudad es propiedad de la cadena catalana Alma Hoteles, que tiene previstas en breve cinco aperturas más en Barcelona, Córdoba, Lisboa, Pamplona y Sevilla. Sus 52 lujosas habitaciones han sido diseñadas de forma individual, combinando la exquisitez de la tradición –bañeras profundas de mármol y muebles de madera de cerezo americano– con la funcionalidad de lo moderno, ya que todas las estancias disponen de acceso a internet wi-fi, ordenador iMac de Apple y equipo de música. Diseño innovador junto con un estilo propio del Berlín de 1910. Todo ello con un servicio inmejorable de todo el personal y servicio de habitaciones durante las 24 horas. Entrar en el Schlosshotel significa adentrarse en un mundo de tejidos lujosos, colores exquisitos, música, fragancias y una experiencia gastronómica de alto nivel, gracias a sus diversos restaurantes y bares. Destaca, por ejemplo, el restaurante gurmet Vivaldi, que ofrece una carta que combina la cocina mediterránea con las recetas tradicionales alemanas. En Le Jardin se puede disfrutar de uno de los desayunos más selectos de Berlín en un invernadero con vistas al jardín. Los fines de semana de invierno, además, ofrece la hora del té, con un bufet de tartas y dulces. Por la noche, un bar inglés programa música en directo, acompañada de licores, cócteles y puros. BERLÍN EN BICICLETA Al mismo tiempo, los huéspedes se encuentran con un paraíso del bienestar y la tranquilidad, gracias a los 500 metros cuadrados de servicios e instalaciones de salud y spa, que incluyen una piscina, salones de ejercicio, saunas de Turquía y Finlandia y un yacusi con acceso directo al jardín. El cercano bosque de Grunewald se convierte, además, en el lugar idóneo para practicar footing. También se puede recorrer en bicicleta, gracias al servicio gratuito de préstamo del hotel. Una manera excelente de sumergirse en Berlín