NO ES FÁCIL

ser diferente. En turis- mo, como en todos los campos, inno- var requiere serios esfuerzos, y no solo en términos puramente económicos. De poco sirven las grandes inversiones cuando tras ellas no existe un proyec- to revolucionario, una iniciativa que se distinga por sí misma y se convierta en un verdadero revulsivo para la oferta. Sin embargo, algo tan lúcido y poco fre- cuente está sucediendo en Tenerife. Siam Park, en construcción, pretende ser algo más que un parque temático, un recinto de atracciones acuáticas y un potente imán para segmentos tan in- teresantes como las familias, los gru- pos o las convenciones de incentivos. Las cifras del que será el mayor par- que acuático de Europa resultan impo- nentes: 50 millones de euros de inver- sión, 185.000 metros cuadrados de instalaciones, 25 edificios construidos en Tailandia, gigantescas atracciones traídas desde Canadá que emplean más de tres kilómetros de fibra de vidrio…
Las cifras imponen, pero no definen el espíritu ni la singularidad del proyecto, inspirado en el antiguo reino de Siam. A caballo entre el parque de ocio te- mático y el de atracciones acuáticas, los propietarios del célebre Loro Parque se encuentran en pleno proceso de construcción y aplicación de un nuevo concepto de diversión en Tenerife. El exotismo thai lo impregnará todo. De ello se ocupa, en primer término, el pro- fesor Ruthai, arquitecto tailandés res- ponsable del diseño de los 25 edificios con que contará el parque, y que se construyen hoy en ese país con tanto cuidado como respeto, eludiendo los signos religiosos y conservando el ca- rácter y sabor oriental de cada pieza. La vegetación y el colorido de cientos de aves en libertad terminarán de pro- porcionar el exotismo y el ambiente de ensueño que buscan los autores de es- te proyecto.

ATRACCIONES

En medio de este jardín oriental empie- zan ya a levantarse imponentes atrac- ciones acuáticas, auténticas obras de ingeniería del ocio que van más allá de los grandes y conocidos toboganes acuáticos que llenan los parques de atracciones de todo el mundo. En el re- cinto en el que la próxima primavera abrirá sus puertas Siam Park ya pue- den verse inmensas estructuras que prometen vértigo y risas, como el Vul- cano, un gran cono de 20 metros de diámetro al que se llega después de re- correr en un flotador un impresionante túnel animado por efectos de luz. La imaginación está presente en to- do el proyecto y así se ha concebido, apostando por soluciones únicas y tan sorprendentes como terminar un tre- pidante descenso de gran desnivel atra- vesando un tubo transparente que su- merge al visitante en una piscina donde nadan a sus anchas los temibles aliga- tores: adrenalina en estado puro para los que buscan emociones fuertes, aun- que con toda la seguridad. Cada una de las propuestas de ocio cuenta con importantes controles de este tipo. Tal vez la más libre y viva de todas las atracciones y, por tanto, la que mayores estudios previos ha supuesto sea el Palacio de las olas, un edificio de aspecto mágico del que nacen diferen- tes tipos de ondas, ideales para la prác- tica del surf y otros deportes acuáticos. En este proyecto, que incluye la po- sibilidad de levantar sin riesgos la ma- yor ola artificial del mundo, de tres me- tros, ha participado muy activamente la Universidad de Edimburgo, desde don- de se ha vigilado cada detalle con el fin de garantizar una evolución segura de las ondas, que vienen a deshacerse con suavidad en una gran playa de arena blanca de 9.000 metros cuadrados.

Atracciones como esta salpican un parque de aspecto selvático, al que se dotará, además, de diferentes opciones de restauración, bares de ambiente re- lajante y música chill-out, donde de- gustar cócteles, o una zona de tiendas unidas por pasarelas sobre las aguas, que evocan los célebres y animados mercados flotantes que se encuentran a las afueras de Bangkok.

TEXTO DARÍO REINA

www.siampark.net