LA MIRADA PUESTA EN el horizonte, la línea que posibilita una sutil caricia entre el cielo y el mar, apacigua el alma, minimiza la ansiedad y sacude los malos pensamientos. Si el mirador se encuentra además en un apacible santuario de salud, el efecto se multiplica. Ocurre así en las plantas 42 y 43 del Hotel Arts, en Barcelona, donde se encuentra el primer spa urbano de la cadena Six Senses Spas, el primero también que abren en Europa. Con unas impresionantes vistas sobrevolando el Mediterráneo, este espacio está pensado para servir al relax, ralentizar el ritmo urbanita y disfrutar del azul intenso desde la sauna, la zona de hidromasaje o el baño de vapor con colorterapia. La hospitalidad asiática se entremezcla con toques mediterráneos en los tratamientos, en los que se usan productos orgánicos naturales, tanto regionales como provenientes de exóticos y lejanos puntos del planeta. Impera el silencio: los móviles están prohibidos allí dentro, al igual que levantar la voz más de lo normal. La serenidad es el punto de partida y el objetivo final: al acceder a este remanso, el terapeuta aprovecha para completar el formulario de evaluación de la salud del paciente con una terapia auricular y quinesiología, para detectar las necesidades de cada uno.

LAS TERAPIAS
Un masaje profundo para descontracturar, otro relajante, un masaje nutritivo para balancear los centros de energía… Una opción en función de las necesidades de cada uno. El spa aprovecha las mejores técnicas de Oriente, como el ayurveda, los estiramientos tailandeses o el masaje tuina, y practica terapias de reflexología, aromaterapia, terapia de piedras propia de los monjes tibetanos y los indios americanos, terapia con velas ópticas, etcétera. Dentro de los tratamientos faciales destacan aquellos que aprovechan las propiedades de ingredientes naturales como la miel, la leche o el aceite de sésamo y de jojoba. Rituales de sonidos, mediante el uso de cuarzos y piedras preciosas, auriculoterapia, tratamientos de belleza o programas sensoriales, que van del yoga a tratamientos asiáticos para alcanzar la calma, son otras de las posibilidades del centro.

PROMOCIÓN DE PRIMAVERA
La primavera es tiempo de desintoxicación. La piel solicita hidratación y nutrición profunda, para esa relación amor odio que mantendrá durante meses con el sol. Con el objetivo de prepararla correctamente, el spa del hotel ofrece una especial promoción que incluye el tratamiento facial ultra purificante, el ritual desintoxicante y el uso de la exclusiva zona de aguas, que estimula el sistema circulatorio y desata las contracturas. Incluye también baño de vapor aromático, sauna finlandesa con vistas al mar, ducha de hielo estimulante y yacuzi. El facial ultra purificante es un tratamiento de 80 minutos que limpia y remueve todos los bloqueos energéticos con un masaje drenante de la linfa en la cara y el cuello. Las propiedades de las algas marinas producen un efecto duradero y una sensación completamente refrescante y renovada. La mascarilla termal es el toque final para dar a la piel un aspecto suave y brillante. Por otro lado, el ritual desintoxicante exfolia y elimina todas las toxinas. En este caso se utilizan también elixires aromáticos nutritivos y energéticos para crear un espacio cálido que libere la mente y que permita al organismo recobrar ese estado de bienestar que la ciudad le robó.