CASI 200 KILÓMETROS de costa y más de 46 islas costeras han convertido la provincia tailandesa de Trang en un destino turístico dotado del estatus de zonas como Krabi o Phuket. Nombres que traen a la mente playas paradisiacas dotadas de una belleza natural que sólo se puede encontrar en zonas privilegiadas, como este rincón del sureste asiático, y que se ha convertido en el destino soñado de los adictos a descubrir por sí mismos, y tan sólo con la ayuda de tubos para respirar o botellas de oxígeno, paisajes submarinos sobrecogedores. Aunque pasar demasiado tiempo bajo el agua no es del todo recomendable, sobre todo si luego no queda tiempo para descubrir sus solitarias playas, sus islas costeras, sus cuevas escondidas o sus espléndidas cascadas, que bajan con toda su fuerza hacia finales de la estación de lluvias, ya en septiembre u octubre. Aunque la mejor época para visitar Trang está comprendida entre los meses de noviembre y abril, las playas de la provincia permanecen a la espera de la llegada de viajeros dispuestos a bañarse en playas cristalinas y disfrutar de la tranquilidad que aporta un lugar tan alejado de la llamada vida cotidiana. Difícil quedarse con los nombres, pero no imposible. Hat Pak Meng es una maravillosa playa de arena en su mayor parte desierta situada a 39 kilómetros de la ciudad de Trang. Tiene una extensión de siete kilómetros alrededor de una bahía y su paisaje marítimo es espectacular gracias a varios afloramientos de piedra caliza cerca de la costa. Por su parte, Hat Chang Lang atesora un atractivo parecido, aunque incrementado por el hecho de encontrarse dentro del parque nacional Chao Mai. Los acantilados escabrosos y las montañas plagadas de cuevas son habituales en Hat San y Yong Ling y los restaurantes de marisco bajo la sombra de los pinos destacan en Hat Chao Mai.

PEDAZOS DE TIERRA
Y frente a todas estas playas, pedazos de tierra que en algún momento de la evolución del planeta se desengancharon del continente y que ahora esconden maravillosos secretos. Por ejemplo, en Ko Muk, la más famosa de las islas costeras de Trang, se encuentra Tham Morakot, lugar al que sólo se puede acceder nadando a través de un túnel oscuro de 80 metros con la marea baja. Una vez dentro, el espectáculo es maravilloso, con el paisaje de la laguna iluminada por los rayos del sol y su playa de arena de 360 grados rodeada por escarpados acantilados. Otra de las islas por descubrir es Ko Ngai, que, además, ofrece la posibilidad de alojarse en bungalows y descubrir con más tiempo el cabo de arena y disfrutar de su restaurante frente al mar. De todas maneras, se considera que es Ko Kadran la isla más bonita de todas las que forman el parque marino nacional Hay Chao Mai. Esta calificación responde a las plantaciones de caucho y cocos repartidas por todo el territorio, así como a sus playas y sus asombrosas barreras coralinas. Por otro lado, Ko Libong es la isla más grande de Trang. Sus numerosas aldeas de pesca muestran el estilo de vida tradicional de esta zona de Tailandia. Así, los atractivos de la provincia se reparten entre los lugares escondidos y los que se abren sin dificultad a los ojos del viajero. Este binomio queda reflejado en sus cuevas y cascadas. Entre las primeras, destaca Tham Le, que se debe explorar en barco. A veces, el techo es muy bajo y sus paredes rocosas se estrechan, por lo que la emoción aumenta. En otras ocasiones, la cueva se abre y los visitantes pueden dejar la embarcación para explorar pequeñas cámaras con formaciones de estalactitas y estalagmitas. Las imágenes de buda también quedan resguardadas de los ojos curiosos en las cuevas de Tham Khao Pina y Tham Khao Chang Hai. En esta última reside una gran estatua inclinada que data del periodo Ayutthaya. Por último, las cascadas. Éstas sí que no tienen ninguna vergüenza de exhibirse. La más grande es Ton Te, con una caída de 320 metros sobre una ladera boscosa. Para observarla, un camino conduce a todo lo alto. Su escalada vale la pena, como descubrir las distintas caras de la provincia de Trang. Aunque estén escondidas, un pequeño esfuerzo quedará compensado