TAILANDIA CELEBRA el 80 aniversario de su rey, Bhumibol Adulyadej, en el 2007. Y para festejarlo, la oficina de turismo ha organizado una serie de viajes fuera de las rutas turísticas habituales, que permiten descubrir los proyectos que ha llevado a cabo la Casa Real durante los últimos 60 años para mejorar la calidad de vida de los tailandeses. Entre las propuestas, destaca la reserva de elefantes de Lampang, el único hospital del mundo d e d i – cado a la rehabilitación de elefantes. Se trata de un terreno de 500 hectáreas, a una hora de Chiang Mai, donde los visitantes podrán subirse a los elefantes, alimentarles y hasta bañarse con ellos. Además, las rutas también permiten conocer centros donde estudiantes sin recursos aprenden a elaborar artesanía tradicional o a fabricar seda tailandesa, así como el centro universitario de Nakorn Pathom, dedicado a promover las disciplinas básicas de las técnicas tradicionales de tallado de madera, grabado, escultura, pintura, lacado, escayola, metal y trabajos con torno. Otra de las propuestas interesantes es la visita a Doi Tung, un proyecto que erradicó el cultivo de opio y convirtió el terreno en campos de café y flores. Los viajeros que visiten Tailandia no pueden perderse el templo de Yanasangwararam, un lugar de culto budista dedicado a la enseñanza de la meditación, ni el palacio real Mrigadayavan, en Chonburi, recientemente restaurado y abierto al público como museo.

EL NUEVO BANGKOK

Pero además de templos budistas, palacios y canales, la vida nocturna casi legendaria de Bangkok ofrece restaurantes y centros comerciales para todos los gustos y todos los bolsillos. Y es que, en los últimos años, la capital tailandesa se ha convertido en una de las ciudades más modernas, cosmopolitas y sofisticadas de Asia. Restaurantes, bares y espectáculos llenan la oferta nocturna de esta ciudad de enormes distancias, que es recomendable cruzar en taxi, una opción siempre rápida y económica. El restaurante Jester\’s del hotel Península ofrece un servicio impecable y una de las cocinas thai más elaboradas de la ciudad, a la altura de los platos que sirven en el Hotel Shangri-La, ambos con vistas al río Chao Praya. Otros restaurantes de moda son el Lemmon Grass, el Supatra River House y el Celadon del Hotel Sukhotai, que mezclan la comida thai tradicional con originales platos y un buen servicio. Entre los lugares de moda, destaca también el Siroco, un bar que se encuentra en la planta 63 de la State Tower, desde donde se contempla todo Bangkok. Ideal para tomar la primera copa. El Bed Supperclub es otro de los locales más fashion de la ciudad, con dos ambientes: una sala restaurante que se convierte en bar de copas, y otra sala para bailar. También se puede encontrar buena música en el Q Bar, dos plantas que cada noche se llenan de gente, ritmo y diversión.

ARTE DE HOY

En una ciudad de contrastes como Bangkok no podía faltar la vanguardia. En los últimos 50 años, han sido muchos los estilos y técnicas empleados por los artistas nacionales para hacerse un hueco en la escena artística internacional. Tailandia posee una de las escenas más innovadoras con un futuro prometedor, con artistas contemporáneos de la talla del pintor Jirapat Tasanasomboom y la escenógrafa y directora de teatro con reconocimiento internacional Patravadi Mejudhon, que ha transformado el arte de la danza.