¡CALMA, VOLUPTUOSIDAD, evasión, silencio, rejuvenecimiento, calidad… Palabras que sirven de denominador común para los spas de Tailandia. Centros de salud y relajación que han aparecido en el país asiático en las últimas décadas teniendo como referencia los pioneros de esta industria en la región, como The Oriental Spa o Banyan Tree Spa and Chiva- Som, y que han creado una filosofía propia: el espíritu spa. Esta filosofía está basada en tratamientos personalizados, dispensados por técnicas cualificadas que son verdaderas embajadoras del bienestar. El objetivo de cualquier establecimiento es permitir a los hombres y mujeres que lo frecuentan vivir una experiencia completamente excepcional. Por esta razón, productos y cuidados son hoy en día en Tailandia objetos de una búsqueda que evoca el deseo y el placer como aliados de calidad y eficacia. Esta filosofía es una invitación a viajar, a aproximarse a diferentes universos culturales. Por todo ello, Tailandia se consolida como un destino de bienestar, ya que cuenta con establecimientos de este tipo que ocupan importantes posiciones en los listados de los spas más reconocidos a nivel mundial. BANYAN TREE SPA Por ejemplo, el Banyan Tree Spa (www.banyantree.com), de Bangkok. Se trata de un hotel de 61 plantas situado en un moderno edificio con un gran ventanal en el centro que cuenta con un servicio de altísima calidad, entre el que destaca su spa. Probablemente el masaje Lomi Lomi, con una duración de 90 minutos, sea la técnica más característica de este establecimiento. Los tipos de masaje los escoge el cliente dentro de una amplia gama de diferentes terapias de procedencia thai, india o incluso hawaiana. Su menú de masajes expone una clara descripción de cómo son usados los pulgares, las palmas, los brazos o los codos, para ejercer presión en diferentes puntos neurálgicos del cuerpo. El masaje comienza con una toalla de agua helada y la limpieza de los pies con una infusión de té verde, seguido de un lavado con pétalos de diferentes flores. Poco a poco, la relajación es absoluta y la entrega por parte del cliente es total. La cama del masaje es fundamental, y cuenta con un agujero especial para la cara dejando a la vista un cuenco con lotos o flores. El aroma de la lima Kaffir está presente a lo largo de toda la sesión. Un té caliente al final y un plato de fruta fresca son los últimos ingredientes antes de tomar una relajada ducha en total privacidad.

THE DEVA SPA

Otro de los centros de bienestar más destacados es The Deva Spa, ubicado en el hotel Mandarín Oriental Dhara Dhevi (www.mandarinoriental.com), de Chiang Mai. El personal de este spa ha sido entrenado en su propia academia para poder ofrecer los más elevados niveles de profesionalidad en un extenso rango de terapias holísticas, que van desde la misma relajación a los más sofisticados masajes. No tiene rival alguno en todo el continente asiático. Las instalaciones de The Dheva incluyen 25 suites de tratamiento diseñadas dentro de la más completa armonía sensorial y calidez, en donde el agua es protagonista. Mesas de mármol caliente, baños de vapor con menta Alaska y emplastos de semillas de sésamo, lavanda, miel o menta están a la orden del día. Con 3.100 metros cuadrados, este santuario es un icono en todo el mundo. Es recomendable acercarse al Spa Pavillion para tomar una infusión de jengibre o unas pastas de té verde, como culminación de un ascenso imparable al nirvana.