TENERIFE SE HA SITUADO, por derecho propio, como un destino de calidad. Gracias a su amplia oferta turística, hoy la isla cuenta con productos turísticos específicos para clientes de alto nivel complementados con múltiples opciones de ocio, también de calidad, que convierten la estancia en algo diferente y lleno de posibilidades que despiertan los sentidos. Pero Tenerife ha dado un paso más, y este tipo de productos se han reunido bajo la marca Tenerife Select, capaz de satisfacer a los clientes más exigentes en todos sus deseos, y desde la que se garantiza el cumplimiento de una serie de férreos requisitos que garantizan la calidad de la oferta. La isla ofrece un sinfín de posibilidades para disfrutar no solo de alojamientos de primer nivel con servicios diferenciados, sino también de una oferta de ocio adecuada a este tipo de viajeros. Para empezar, es difícil elegir entre los numerosos alojamientos, con todas las comodidades, el mejor servicio y unas instalaciones de primer nivel con que cuenta Tenerife. Es el caso de establecimientos como el Gran Hotel Bahía del Duque, que ha abierto recientemente sus exclusivas villas y su spa, los lujosísimos Abama Resort o Las Madrigueras, o el San Roque, todo encanto y romanticismo. La existencia de estos establecimientos se une a que la isla tinerfeña cuenta con unas excelentes comunicaciones y está unida por aire con las principales capitales del mundo, lo que facilita el acceso a todo aquel que lo desee y el disfrute de las vacaciones. Además, Tenerife ofrece una completísima gama de ocio de primer nivel repartida por las ciudades y municipios de toda la isla. Entre las actividades que este tipo de clientes podrá realizar en Tenerife se encuentra el disfrute de los parques temáticos existentes por toda la isla en los que admirar animales como orcas o pingüinos; disfrutar de parques acuáticos únicos. Espectáculos de primer orden que tienen lugar y que abarcan prestigiosos festivales en los que participan las mejores orquestas del mundo, grandes exposiciones o reconocidos eventos relacionados con el teatro y el baile, entre otros muchos, son otras de las actividades que aguardan al cliente más exigente. PARA TODOS LOS GUSTOS Estos no son los únicos productos pensados para quienes busquen el lujo. Los campos de golf son otra posibilidad para pasar una estancia agradable en la isla mientras se realiza algo de deporte. Tenerife cuenta con campos en los que jugar se convierte en un auténtico placer y que disponen, además, de unos servicios de gran calidad. Tanto para expertos jugadores como para los que simplemente deseen aficionarse, es una de las opciones a elegir. Otra: la gastronomía. Para enamorar al paladar, en restaurantes de calidad como Casa Régulo, Lucas Maes, Casa Pancho o Molino Blanco el viajero encontrará los platos más apetecibles, tanto de la cocina canaria tradicional como de la de vanguardia. En Tenerife el viajero va a encontrar, además, una completa red de spas donde el cuerpo es el rey. Desde tratamientos con piedras calientes en el spa del Hotel Sheraton La Caleta, al circuito termal canario en la gruta volcánica del Nammu Spa del Hotel La Plantación del Sur. Terapias kneipp y cabinas de nieve en el Abama Spa (Abama Hotel Resort); o la fondue de chocolate –con la que se envuelve al cliente en chocolate– del Oriental Spa Garden (Hotel Botánico). Hay mucho más por hacer sin abandonar el ambiente exclusivo en Tenerife. Subirse a un catamarán y experimentar la increíble sensación de navegar junto a los delfines y ballenas que han formado colonias estables en el sur de la isla. En el recorrido se pasa por las pintorescas y casi vírgenes calas de Masca, La Caleta y Los Gigantes. Y las noches también son especiales en la Isla. El espectáculo Airam, de Carmen Mota y su Ballet Español, con música de Ravel, Rimsky-Korsakov…, y que se representa en La Pirámide de Arona, es una experiencia inolvidable. Y para darle el toque de exclusividad a un viaje por todo lo alto, nada como alquilar un coche de lujo o una limusina.