CUIDARSE ES UNO

de los grandes pla- eres de la vida. Relajarse. Descansar…es egalarse un pedacito de felicidad. Y el gua es uno de los tesoros naturales que yudan a alcanzar este paraíso de bie- estar a través de sus propios templos: os balnearios. Son instalaciones, casi idí- cas, destinadas a mejorar la salud y el as- ecto físico con la utilización del agua mi- eromedicinal que contiene propiedades erapéuticas.

En la actualidad, existen guas con distintos efectos sobre el cuer- o como las bicarbonatadas, que facilitan a digestión; las sódicas, que combaten el euma y la artrosis; o las sulfurosas, que mejoran las afecciones respiratorias y de la piel. Además, el mar ejerce por si solo una acción curati- va casi inmediata. En su contacto con el or- ganis- mo, los músculos se tensan, la piel se afi- na y, es más, las mareas consiguen libe- rar tensiones. Y es que todas estas pro- piedades no solo benefician al cuerpo sino también a la mente. Se trata de una te- rapia global a la que se llega, dejándose llevar por los cálidos baños, duchas de contraste, masajes y otros tratamientos terapéuticos que ofrecen los balnearios. En los últimos años, estos lugares de ensueño se han modernizado y con ellos sus visitantes. Urbanitas que sufren algu- na dolencia prematura, personas con es- trés y ansiedad, devotos del culto al cuer- po y sibaritas esporádicos son hoy los nuevos usuarios de estos palacios del des- canso y la salud.

PALACIOS DEL DESCANSO

Se encuentran en lugares privilegiados, por su entorno natural. Muchos de estos balnearios y centros termales ofrecen alo- jamiento para que el visitante se sumerja en unos días de placer infinito. La cadena Hesperia, por ejemplo, dispone de tres hoteles en una de las zonas con más tradición termal de España: la Isla de la Toja, en Galicia. Todo el lujo concentrados en un enclave fas- cinante y favorecido por las propiedades de sus aguas, ricas en sodio, calcio, hie- rro y magnesio. Se tra- ta del Gran Hotel Hesperia La Toja. Construido en 1907, el com- plejo termo-lúdico ofrece multitud de pro- gramas y tratamientos corporales, ade- más de otras ofertas de ocio. En general, los balnearios y centros ter- males ofrecen una gran variedad de téc- nicas terapéuticas en función de la tipo- logía del agua.

BIEN NATURAL

Los centros de talasoterapia, por ejempEl mar tiene una acción terapéutica inmediata sobre el organismo

lo, aplican trata- mientos exclusivos de estética y de salud con agua de mar, acompañados de ba- rro, plantas y otras sustancias marinas con una importante concentración de yodo. Es un tratamiento preventivo con finalida- des curativas y está bajo supervisión mé- dica. Las técnicas de talasoterapia rela- jan, tonifican, revitalizan el organismo y ayudan a recuperar el equilibrio físico y es- piritual del cuerpo. Y es que el agua cura. Por esta razón, en la actualidad han proliferado los cen- tros de salud, como los de hidroterapia y los spa (salute per aqua), en las grandes ciudades. Lugares que se han convertido en verdaderos oasis urbanos, donde se aplica agua corriente con finalidades te- rapéuticas y de belleza.

En estos centros se encuentran los típicos baños y los cho- rros de agua a presión, además de las du- chas circulares y los masajes subacuáti- cos. Sus efectos se determinan en base a la temperatura del agua. Los extremos son excitantes, mientras que los interme- dios se utilizan para relajarse. En los espacios de hidroterapia también se realizan masajes con piedras volcáni- cas y recubrimientos de barro o algas. Son tratamientos que traspasan su poder relajante para convertirse en una verdadera curación física y mental. Ya sea en un balneario de aguas ter- males, en un centro de talasoterapia de aguas marinas, o en un spa, todos son paraísos de sensaciones físicas y emo- cionales, donde encontrar sosiego y be- lleza. Son, en definitiva, templos para dis- frutar y convertir el cuidado personal en un arte del bienestar global. Un universo donde la mente y el cuerpo se fusionan.

CATALUNYA, RICA EN SALUD

Catalunya es sinónimo de bienestar. No solo por su cultura, gastronomía e histo- ria. Es rica por su privilegiada naturaleza que ha engendrado aguas con excelen- tes propiedades curativas y relajantes. Un atributo que ya descubrieron los griegos y los romanos, antiguos pobladores de es- ta región donde se asentaron durante si- glos, cautivados por este tesoro natural. En pleno siglo XXI, todavía perduran al paso del tiempo los famosos baños ro- manos que se construyeron en munici- pios, que hoy han heredado una gran tra- dición termal, como Caldes de Montbui o Caldes de Malavella. Precisamente, el to- pónimo Caldes deriva del latín calda que significa caliente. En sus inicios, las ter- mas eran populares centros de reunión que, a finales del siglo XIX, empezaron a proliferar por el territorio catalán por sus importantes propiedades curativas. Es más, la riqueza mineromedicional que emana de sus fuentes ha contribuido a crear una importante industria de agua mi- neral embotellada en Catalunya.

La cultura termal es una señal de identidad catalana desde sus orígenes

Esta tradición termal se ha convertido en toda una señal de identidad catalana: tierra que, desde los tiempos remotos, es una fuente inagotable de salud. La filoso- fía de los clásicos mens sana in corpore sano sigue viva hoy y, por eso, se ha con- vertido en un importante destino turístico para los amantes del bienestar. En la actualidad, el concepto de well- ness –estar bien– ha impregnado dife- rentes puntos del territorio catalán donde se puede encontrar una variada oferta de gran calidad, desde modernos centros de talasoterapia, de hidroterapia, spa o ter- molúdicos. En la actualidad, Catalunya dispone de 16 balnearios, distribuidos por todo el territorio: Tredòs, Pont de Bar, San- ta Coloma de Farners, Caldes d’Estrac, Tona, La Garriga, Caldes de Montbui o Sant Hilari Sacalm, entre otras poblacio- nes.

Un lugar donde los amantes del bienestar encuentran todo un paraíso lí- quido que libera cuerpo y mente

De hecho, es la segunda comunidad autónoma con más centros termales. Es- tas instalaciones cuentan, además, con prestigiosos servicios médicos, aloja- miento, tratamientos, etcétera. A parte de las villas termales y los bal- nearios, Catalunya es pionera en el mé- todo spa de Alqvimia. Consiste en la com- binación de sustancias puras como los aceites esenciales, y la aplicación de mé- todos alquímicos orientales y occidenta- les con el objetivo de recuperar belleza, salud y bienestar. Más allá de su culto al cuerpo, Cata- lunya también es una tierra atractiva por su oferta complementaria y de ocio. Al- gunas de estas propuestas, a su vez, es- tán vinculadas con el agua. Existen mu- seos dedicados a este bien tan preciado donde se pueden observar las técnicas más modernas de obtención y purifica- ción del agua, y curiosidades como de- pósitos de agua del siglo XVIII. Por otro lado, la riqueza natural e histórica de la re- gión ha creado rutas sobre el agua. Entre las visitas, destaca el parque natural del Montseny, las termas romanas de Caldes de Malavella o Caldes de Montbui.

Tam- bién se puede pasear por otros pueblos con gran tradición cerámica, un arte que nace, precisamente, del agua. Así pues, la combinación de ocio y des- canso hace de esta tierra uno de los pun- tos privilegiados dentro de la oferta euro- pea. No solo por su rica naturaleza que compite con sus impresionantes vistas al mar Mediterráneo; también por sus cos- tumbres, su gastronomía, cultura, su gen- te y sus servicios. Es más, Catalunya ha sabido aprovechar sus recursos natura- les, como el agua, para inventar un po- deroso universo de salud, relajación y fe- licidad.

.

www.catalunyaturisme.com

Tenerife, un destino para la relajación

La isla de Tenerife alberga algunas joyas de los palacios del bienestar. Una de sus perlas es el emblemá- tico hotel Jardín Tropical (ver la web www.jardin-tropical.com), que recientemente ha sido galardona- do con el premio Condé Nast Jo- hansen Award como el Mejor com- plejo europeo y mediterráneo. Situado en la Costa Adeje, el hotel acaba de inaugurar una nueva zo- na de spa: el tropical wellness, que incluye sauna, baño turco, ya- cusi, duchas, zona de descanso y tratamientos terapéuticos de últi- ma generación. Este espacio dedi- cado al bienestar también cuenta con una sala de fitness, un salón de belleza y peluquería y se reali- zan cursos de yoga o taichí. Estas instalaciones mejoran aún más los servicios del hotel Jardín Tropical, que dispone de 310 habitaciones y 80 suites. Además, es un comple- jo hotelero reconocido por sus 12.000 metros cuadrados de jardi- nes con más de 1.700 especies de árboles y plantas. Todo un escena- rio bucólico con el océano Atlánti- co como ventana al exterior. Por otro lado, la cultura del bie- nestar también impregna todas las estancias del hotel Abama, (www.abamahotelresort.com). Tie- ne más de 2.500 metros cuadrados en un edificio inspirado en la pe- lícula y novela de Memorias de África. En él, se pueden disfrutar de los tratamientos naturales y or- gánicos más innovadores. Dispone de piscina termolúdica, baños tur- cos o de vapor, sauna africana con vistas al exterior y una exclusiva cabina de nieve, a diez grados ba- jo cero. Además, el complejo ofre- ce a sus clientes sesiones de aro- materapia, masajes con piedras volcánicas, vainilla o cacao, baños especiales con leche de cabra y tra- tamientos antiestrés. Todo un pla- cer, acompañado de un toque final del hotel Abama: ofrece un gran surtido de infusiones relajantes y