¿Qué es ser viajero en el siglo XXI? El mundo está cada vez más a nuestro alcance gracias a avances tecnológicos que nos permiten incluso recorrerlo desde casa o en vuelos low cost; pero también ahora nos constriñen las normas sociales, convirtiendo la idea del año sabático en un absurdo o la del viaje sin rumbo en una locura, por no hablar del miedo a lo extraño que generan los ataques terroristas y los gobiernos dictatoriales.

Estamos cada vez más asustados y así es difícil viajar. Pero un joven gallego llamado Jorge Sierra lo hace, con 25 años, en un Citröen 2CV apodado “Naranjito”, con una tienda de campaña y unos cuantos libros; sin teléfono, ordenador o GPS.

Inspirado por La terre en rond, un mítico libro de viajes que narra la vuelta al mundo a principios de los años 60 de dos franceses a bordo de un Citroën 2CV, el autor de este diario decide partir de viaje junto a dos amigos que se unen al proyecto y que preparan otro 2CV llamado Napoleón. En septiembre de 2008 los dos coches ponen rumbo a Francia, sin embargo, en Estambul, cuando apenas llevaban un par de meses de viaje, Jorge Sierra se queda solo. Es en ese momento crucial donde comienza este libro. Un viaje en solitario desde Estambul hasta Sídney con momentos amargos y espeluznantes (recorrer, por ejemplo, Iraq, donde hasta los empleados de gasolineras portan kalashnikovs, no es demasiado fácil; o vivir detenciones, disturbios y burocracias imposibles) pero también con otros llenos de plenitud y belleza (quién no querría visitar paraísos como Vashnisht, Gokarna o Sumatra).

En total, cuatro largos años de carretera cargados de experiencias y anécdotas disparatadas y entrañables: desde un policía georgiano amante de Cervantes y de su Quijote que pone a nuestro protagonista una pareja de escoltas durante su viaje por Chiatura por el mero hecho de ser español, hasta un mecánico iraquí que le deja entrar al Kurdistán a cambio de un libro de Alberto Vázquez Figueroa.

A pesar de que su autor ha sido testigo del horror del que hablaba Kurtz en El corazón de las tinieblas (qué mejor muestra que las ruinas de Palmira, destruidas tras la guerra de Siria), Hacia cualquier otra parte constituye una cura contra el sedentarismo y también contra el miedo que nos inunda.
 

“Cuando viajas te demuestras a ti mismo que la gente, en un porcentaje altísimo, es buena. La carretera, a medida que vas recorriendo kilómetros y más kilómetros, va poniendo en tu camino a personajes anónimos que te ayudan, te cuidan y te tratan como si fueras un miembro más de su familia.”

Jorge Sierra (A Coruña, 1983) se define a sí mismo como un apasionado del viaje y la aventura. Ha recorrido en varias ocasiones el Camino de Santiago y —su proyecto más ambicioso— ha dado la vuelta al mundo en un Citröen 2CV del 79 apodado Naranjito. Durante sus viajes se ha dedicado a dibujar, escribir y filmar. Fruto de ello es su libro Los pájaros de mi cabeza (Tempore, 2018), sus documentales que puedes encontrar en YouTube o el programa que dirige y presenta llamado Surfeando sofás, de la plataforma Playz de RTVE. Pero Jorge no estudió para aventurero —aunque nos encantaría que esa carrera se impartiese en todas las universidades—, sino que cursó Ingeniería Técnica de Telecomunicaciones y Fotografía Analógica. A pesar de ello, su particular vehículo, sus rastas y su sonrisa le han abierto puertas allá donde ha ido.