DAR UN PASEO por las dunas de Maspalomas, en Gran Canaria, es una experiencia inolvidable, más todavía cuando el consiguiente reposo tiene como escenario un hotel de características únicas.

Y es que el Riu Palace Maspalomas, situado frente al mar y rodeado por jardines tropicales –65.000 metros cuadrados de palmeras milenarias, vegetación autóctona y lagos interiores– resulta impresionante no solo por el elegante edificio de color blanco de cinco plantas (332 habitaciones en total), sino por un completo abanico de servicios que son excelentemente valorados por los clientes.

Entre los servicios y equipamientos destacados cabe citar las piscinas climatizadas, yacusi en pleno jardín y solario; un centro de spa, con sauna, vapor de agua y fuente de hielo; un gimnasio completo, putting green y facilidades para golfistas, pimpón, billar, pista de pádel y pistas de tenis. No falta el entretenimiento para niños (con zona de juegos) y adultos, durante el día, y programa de música en vivo y espectáculos por la noche. Destaca la cuidada oferta gastronómica de su restaurante bufet y su restaurante a la carta.

Reconocimiento.

En una apuesta por la salud y el bienestar, para completar las vacaciones de los huéspedes, se ha establecido una colaboración con expertos para ofrecer un completo spa en sus instalaciones. Riu Palace Maspalomas ofrece desde tratamientos de belleza y masajes hasta las más sofisticadas técnicas de relajación oriental y talasoterapia.

Por la oferta y calidad de sus servicios, en 2011, por sexta vez, el establecimiento recibió el premio Best Hotel Chain en los Globe Travel Awards presentados por la edición británica de Travel Weekly.