Cualquier razón es buena para conocer en profundidad un país tan diverso como Estados Unidos. Desde sus 62 Parques Naturales a la famosa ruta 66. El deporte también es una manera de viajar, y en Estados Unidos de forma muy particular. Porque allí se vive de una manera diferente. No solo por los cientos de miles de aficionados que siguen con fervor las ligas y torneos de los deportes masivos de sobra conocidos, o por la forma de entenderlo como todo un espectáculo de animación, música y fuegos artificiales, sino porque allí el deporte impregna la cultura y el día a día de los estadounidenses a lo largo de su vida y a lo ancho del país.

En este recorrido por alguna de sus ciudades se puede conocer un poco más en profundidad esa vinculación tan particular, que empieza desde el colegio, y que se adapta a las tendencias a una velocidad única.

Nueva Orleans, sede del deporte universitario.

El espíritu competitivo americano empieza en el colegio. Y ese afán ganador tiene su máxima expresión en la universidad. La NCAA (National Collegiate Athletic Association) de baloncesto se llama «Locura de Marzo» (March Madness) por la emoción que provoca. Y las finales de Fútbol americano universitario llenan estadios enteros. Nueva Orleans fue testigo a principios de este año. El barrio francés, la magia del Jazz impregnando cada esquina, el Mardi Gras, o el famoso cementerio de St Louis dejaron el protagonismo al deporte y al icónico Superdome, ya que se convirtió por primera vez la sede del campeonato nacional del College Football Playoff. En enero la ciudad se pintó de púrpura y oro, los colores de la LSU (Louisiana State University). El equipo, con sede en Baton Rouge (a unos 80 km de Nueva Orleans) se sintió prácticamente en casa, y todo Nueva Orleans, ciudad mestiza de vida urbana y plantaciones rurales, de recorridos por pantanos y festivales, vivió la victoria de los “Tigers” por todo lo alto.

Columbus, testigo del crecimiento del Fútbol Femenino.

Columbus se le conoce como la «ciudad pequeña más grande de América». La ciudad más poblada de Ohio tiene ese soplo de lugar recogido, con un ritmo lento y precios razonables. Y a la vez tiene mucho de metrópoli, con una gran vida nocturna, centros culturales y barrios de tendencia. Así se explica que sea uno de los epicentros del fútbol en Estados Unidos, y por lo tanto donde tiene mucha presencia el fútbol femenino. En Columbus se encuentra la Sporting Padula Soccer Academy con más de 400 chicos y chicas. Todo un logro en un país donde el soccer se ha ido haciendo su hueco, hasta lograr el hito de que la selección femenina de fútbol de Estados Unidos es la número 1 del ranking mundial y ha sido cuatro veces campeona del mundo. La principal liga de fútbol femenino estadounidense, la National Women Soccer Leage (NWSL), sigue en crecimiento para estar a la altura de su selección.

Aspen, capital de los XGames.

Estados Unidos es, también por su tamaño y amplitud, uno de los países conde más arraigo tiene los deportes de invierno. Mammoth Mountain, Mount Bachelor o Mount Baker son lugares legendarios en para practicar el Snowboard. El país tiene un espíritu deportivo intrínseco vinculado al aire libre, así como a escenarios espectaculares para los amantes de la nieve. Y Aspen, Colorado, es la auténtica capital al ser sede de los XGames de invierno o los juegos olímpicos de deportes extremos desde hace 20 años. Aspen, que fue un lugar de asentamiento conocido de los Nativos Americanos de la tribu de los Ute, y luego una referencia para los buscadores de plata, tuvo su punto de inflexión en 1937 cuando se construyó su primera pista de esquí, y todo cambió. Casi un siglo después es una referencia mundial del esquí y el snowboard, que además ha provocado un crecimiento turístico de alto nivel impresionante. Restaurantes, hoteles de lujo, glamour, y mucha vida nocturna han hecho del “apres Ski” algo tan conocido como las propias pistas.

Las Vegas, cuna del UFC

Que las vegas es la ciudad que no duerme no es ningún secreto. Los famosos casinos, las fuentes del Hotel Bellaggio con su espectáculo continuo, los conciertos, los circos, los centros comerciales, o las capillas de bodas exprés son un reclamo día y noche. También el boxeo y la cara más comercial con sus famosos combates y apuestas. Pero quizás es menos conocida su cara vinculada al fomento del deporte. Las Artes Marciales Mixtas, o MMA sus siglas en inglés, han tenido un crecimiento espectacular durante los últimos años. Es en Las Vegas donde cada vez más luchadores, como se denominan los que lo practican, acuden para tener una oportunidad en el mundo profesional de esta disciplina deportiva. Porque es aquí donde tiene la sede la empresa más importante de las MMA, The Ultimate Fighting Championship, la famosa UFC. Esta franquicia acoge a los mejores del mundo, y gente de todos los rincones se trasladan a Las Vegas para llegar a ser una de sus estrellas. Por el camino, mucha competencia, mucho entrenamiento, y muchos sacrificios… en mitad de la ciudad del desenfreno.

El deporte profesional “100% made in USA”, de costa a costa

Estos deportes incipientes, y en crecimiento llevan a recorrer lugares muy diferentes de Estados Unidos, donde se han asentados por motivos muy distintos. Pero si uno desde Europa piensa en deportes y Estados Unidos, suele pensar en los “tres grandes”, Baloncesto, Fútbol Americano y Baseball, que forman parte muy especial de la cultura americana. Si pensamos en algunos grandes campeones, el deporte del balón ovalado nos puede llevar a Pittsburgh. La ciudad de los puentes (tiene más de 400) o ciudad del metal, es una de las ciudades industriales más importantes del país. Se ha reconvertido con los años en una ciudad Universitaria, que acoge 2 grandes universidades y decenas de residencias de estudiantes. Ubicada en Pensilvania, grandes campeones tienen su origen en este lugar. Estatuas y placas por todas partes son testigos de este legado deportivo. Es el hogar de los Steelers, ganador de 6 super bowls. Y aquí su equipo es casi una religión que se transmite de padres a hijos. Cuando hay partido, todo gira en torno a los “Aceros”. Esta pasión se transmite incluso fuera de sus fronteras, y autobuses desde otros países de américa recorren miles de kilómetros, casi 40 horas de viaje, para ver un partido de los Steelers.

El baseball es de la misma manera una experiencia capital americana. Y en ese sentido comparte un dato curioso con la capital del país, Washington D.C. La ciudad que tiene prácticamente de todo: historia, monumentos, impresionantes parques, museos, gastronomía, cultura… y que representa gran parte de la historia de Estados Unidos, nunca había tenido un equipo que se proclamarse campeón de uno de sus deportes rey, como es el baseball. No fue hasta 2019 que los Washington Nationals ganaron por primera vez las series mundiales. El evento fue algo que realmente marcó a los habitantes de la ciudad, ya que las series mundiales tienen una importancia altísima en Estados Unidos, y porque nadie apostaba nada por ellos. Esta pasión deportiva, mezclada con la intensidad política de su capitalidad, en ocasiones no deja entrever que es una ciudad con una gran calidad de vida. Un paseo por la parte más antigua de la ciudad, el barrio de Georgetown, conecta con la cara más hogareña de Washington.

Toda esta pasión deportiva, anécdotas, y ciudades con tanto que ofrecer forman ese conjunto de espíritu competitivo que también es Estados Unidos. Estos y muchos más rincones del país se pueden ver a través de GoUSA Tv, la plataforma de contenido streaming de Brand USA,  en la serie La Última Experiencia, serie producida en colaboración con la cadena de deportes ESPN que recorre el país a través de esta mirada deportiva.