Por @AlvaroLaforet

Eran las cuatro de la tarde y la temperatura bajaba rápidamente en Madrid. Esperaba con mi café de origen panameño en una mesa junto a la ventana viendo a la gente pasar.

Mi cita estaba a punto de llegar. Iván Eskildsen era la persona que iba a conocer esa tarde. No era una persona corriente sino un emprendedor que decidió dar un giro a su vida. Estaba ilusionado porque me habían hablado mucho de él.

Iván no era un hombre de la vieja política, sino de una nueva generación de profesionales comprometidos con su país. Cada vez son más los empresarios, ejecutivos e intelectuales que se implican más en el mundo de la política por conciencia social. Este es el caso de Iván Eskildsen, el Ministro de Turismo de Panamá.

Amante de la cultura local con grandes retos globales. Eskildsen llegó a la hora acordada y con una sonrisa agradable se sentó y me dijo; ¿cómo está usted?

Empezamos a conversar.

– ¿Cómo y qué le impulsó a dar el salto de la empresa privada al sector público?

En el sector privado veía que no se estaba aprovechando el potencial que tiene el turismo del país en cuanto al patrimonio natural y cultural y vi esa oportunidad con todos los retos que representaba. Decidí aceptar el reto para aportar y contribuir al país.

– ¿Qué supone para usted ser ministro de Turismo?

Para mí supone representar los intereses del sector público y privado, de toda la industria y tratar de unificar los esfuerzos para intentar llevar a todo el mundo en la misma dirección de acuerdo a una visión que responda al potencial que tenemos como país.

– ¿Cuál es el objetivo de su política turística?

El objetivo de mi política turística tiene como misión llegar a la gente, generar un beneficio para la población a lo largo y ancho del país tratando de conseguir una oportunidad económica de una manera sostenible a la población en Panamá y a la vez con el compromiso con la sostenibilidad y preservando el patrimonio y los recursos naturales y culturales.

– ¿Cuál es la esencia de Panamá? ¿Qué hace único al país?

Lo que hace verdaderamente único a nuestro país es la riqueza de nuestro patrimonio natural y cultural, sobre todo nuestra esencia como un hub, como un punto de encuentro. Cuenta la ciencia que Panamá emergió hace tres millones de años y en ese momento impactamos al mundo por haber conectado el continente. Desde entonces hemos recibido a muchas personas como un punto de encuentro y tránsito. Esa esencia tiene que ver con nuestra naturaleza como lugar de tránsito y punto de encuentro. Muy relacionado con nuestra esencia, nuestro escudo tiene el lema Pro mundi beneficio Panamá está para el beneficio del mundo por esa posición bendecida, por esa posición estratégica que tenemos en el mundo.

Fin.