La localidad marroquí ofrece al viajero no solo sus grandes atracciones turísticas, sino también infinidad de pequeños detalles para disfrutar

@AlvaroLaforet. Marraquech es un destino ideal para pasar el fin de semana, gracias      a lugares tan emblemáticos como el palacio Bahia, la mezquita Koutoubia, los jardines Majorelle, la famosa plaza Jamaa el Fna, las callejuelas estrechas de la medina y los zocos, con sus 40.000 artesanos… Pero para quien vuelve por segunda vez o quien busca una experiencia alternativa, la ciudad marroquí tiene mucho más por ofrecer, especialmente si se decide dejar de lado las guías turísticas y confiar únicamente en los propios sentidos.

El primero de todos el gusto, ya que la gastronomía tiene un peso funda- mental en la cultura de la ciudad, tanto en su vertiente tradicional como en sus propuestas más renovadoras. El tayín sigue siendo un plato que hay que probar si se quiere descubrir la auténtica esencia de Marraquech, esa que considera que las prisas nunca son buenas consejeras. Primero, porque la receta se prepara en un recipiente ovalado de barro elaborado artesanalmente. Segundo, porque la carne sazonada con azafrán y comino se cuece durante horas sobre las brasas, poco a poco, hasta alcanzar su punto justo. Un plato que representa la tradición culinaria –como el cuscús– pero que también sirve de punto de partida para nuevos enfoques por parte de los chefs más jóvenes.

CEREMONIA DEL TÉ. Para después de la comida, nada mejor que un té a la menta, que seduce por el gusto pero también por la vista. Y es que su ritual tiene un componente ceremonial a la altura del japonés. Se prepara con té negro, hojas de menta y grandes cantidades de azúcar. Se sirve en una bandeja de cobre y el dueño de la ca- sa primero prueba el té, para servirlo a continuación utilizando simultánea- mente dos teteras. Una bebida que, de hecho, se puede tomar a todas horas y representa la expresión más refinada de la hospitalidad árabe.

Además del gusto y la vista, el olfato es un sentido a tener muy en cuenta en Marraquech. Si se confía en él, es muy probable que el viajero descubra sucesivos jardines, sobre todo si se tiene en cuenta que desde su fundación fue concebida como una ciudad- jardín y actualmente cuenta con más de 67 espacios verdes repartidos en cinco distritos. Además de los más conocidos, como los adyacentes a mezquitas y palacios o su célebre Palmeral, destacan el Ghabat Echabab (que significa bosque de la juventud) o el Jardín de Agdal, con sus olivos y albaricoqueros.

El recorrido de los sentidos termina por el tacto, y para ello nada mejor que adentrarse en uno de sus baños turcos. Hay algunos que son públicos –normalmente cerca de las mezquitas– y otros más turísticos, pero en cualquier caso se recomienda someterse al tradicional ritual de exfoliación, limpieza profunda y purificación del alma. Tras él, el usuario sale con la piel nueva y una predisposición perfecta para disfrutar al máximo de los pequeños detalles que ofrece Marraquech, como una simple pero espléndida puesta de sol.

Cómo llegar.

La aerolínea Vueling (www.vueling.com) ofrece vuelos directos desde Barcelona a Marraquech con una frecuencia que se incrementa hasta los seis vuelos semanales durante el periodo estival. Se pueden conseguir tarifas de bajo coste que rondan los 34,99 euros. Después, un taxi desde el aeropuerto Marrakech-Menara hasta el centro de la ciudad cuesta unos 120 dinares.

Donde dormir. 

Hotel Es Saadi Gardens & Resort, uno de los hoteles más lujosos de Marrakech. Ubicado a 10 minutos de la medina, han pasado por este hotel celebridades como Leonardo Di Caprio, Rolling Stones, entre otras celebrities. Sus amplias y lujosas habitaciones están diseñadas para que el huésped se sienta en un verdadero palacio con un refinado estilo marroquí. Cabe destacar los jardines del hotel que son un referente en la ciudad. Son un oasis entre palmeras y plantas autóctonas que envuelven al visitante en un idílico lugar.   Web http://www.essaadi.com/en

Donde salir de fiesta.

Theatro Night Club. Esta sala de fiestas está a escasos metros del Casino. Es uno de los clubs históricos de la ciudad. Los más prestigiosos DJ’s de todo el mundo pinchan es su sala. Su ambiente es refinado y encontrarás un público tanto local como extranjero. Web. http://www.essaadi.com/en/night-club-and-casino/theatro-night-club