La ciudad ha hecho de la creatividad y la innovación su principal seña de identidad, algo que se manifiesta en sus edificios históricos y modernos

Julio Maya / DESTINOS

Desde hace varios siglos Milán fascina al mundo con el dinamismo, la creatividad y la innovación. Recorriendo sus calles, entrando en sus museos, en sus basílicas, haciendo compras o descubriendo los antiguos canales lombardos, podrán saborear su positividad y sus ganas de crecer”. Con estas palabras, Giuliano Pisapia, alcalde de la capital de Lombardía, anima a descubrir la ciudad.

Duomo veduta 49Milán es el centro comercial, industrial, económico y financiero más importante de Italia. Aquí reside la bolsa y las sedes administrativas de decenas de firmas multinacionales. También alberga numerosas universidades y editoriales y cuenta con un recinto ferial con la mayor superficie expositiva de la UE. Además, tiene una de las redes de transporte público más importantes del país transalpino. En ella se encuentran también los rascacielos más altos de Italia, como las torres Unicredit e Isozaki, el edificio Pirelli y el palacio Lombardia, inmuebles de cristal y metal, y grandes almacenes que configuran el skyline de una metrópolis moderna y dinámica.

En la capital lombarda abundan los parques, los palacios, los museos y las iglesias. Pero sin duda, el lugar más frecuentado es la plaza del Duomo, centro neurálgico de Milán. Allí emerge imponente la catedral gótica más grande del mundo, “un encantador y fabuloso cristal de hielo que podría desvanecerse en un instante”, según Mark Twain. Desde las terrazas del Duomo, a las que se accede tras subir 919 escalones, se contemplan las mejores vistas panorámicas de la ciudad. La vecina Galería Vittorio Emanuele, un espectacular pasaje comercial cubierto en cruz latina con decoraciones de mosaico y techo de hierro y vidrio, alberga las tiendas más exclusivas de Milán.

En este cuadrante del corazón milanés también destaca la presencia del Teatro de la Scala, célebre a nivel mundial por ser uno de los escenarios de ópera más prestigiosos del mundo, y la iglesia de San Marco, del siglo XIII, donde se celebran numerosos conciertos debido a su extraordinaria acústica.

El castillo Sforzesco, construido como fortaleza en el siglo XIV, es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad y otra de las principales atracciones turísticas. Situado en el inmenso parque Sempione, construido entre 1890 y 1893 siguiendo el estilo de los jardines ingleses, su interior acoge múltiples museos. También merece una visita la iglesia de Santa Maria delle Grazie, donde se encuentra la famosa obra La última cena de Leonardo da Vinci, encargo personal de Ludovico Sforza al reconocido pintor italiano en 1495. Y aunque a priori puede resultar una visita poco apetecible, lo cierto es que el Cementerio Monumental de Milán es un auténtico museo al aire libre que contiene un gran número de tumbas de alto nivel artístico.

BRERAARTE MONUMENTAL. Otros lugares de interés en la capital lombarda son la plaza Mercanti, que reúne algunos de los edificios medievales más carismáticos de la ciudad; la Estación Central, una de las más grandes y monumentales de Europa que mezcla diferentes estilos entre los que destacan el art nouveau y el art-déco; la basílica de San Ambrosio, consagrada en el año 387 por el santo que le dio nombre; la iglesia de San Maurizio al Monastero Maggiore, concebida como parte del convento de las benedictinas; la iglesia de San Lorenzo Maggiore, la más antigua de Milán (fue edificada en el siglo IV); la abadía de Chiara- valle, perteneciente a los monjes de la orden cisterciense; y la iglesia de San Bernardino alle Ossa, cuya extraña y macabra decoración, compuesta a base de huesos humanos, no deja indiferente a nadie.

A la rica y variada oferta cultural, Milán añade, como no podía ser de otra manera, una propuesta gastronómica 100% italiana y una animada e intensa vida nocturna que convierten la visita a esta ciudad cosmopolita en una experiencia muy enriquecedora.

GUÍA

País. Italia
Región. Lombardía Superficie 181,67 km2 Población 1.345.890 hab. Idioma Italiano
Moneda. Euro

Web. www.turismo.milano.it www.enit.it

COMPRAS

EL TEMPLO DEL GLAMUR

No por archisabido hay que de- jar de recordar que las compras en Milán constituyen un reclamo muy poderoso. Los escaparates de Prada, Gucci, Moschino, Versace o Bulgari, entre otras prestigiosas firmas de lujo, llenan de glamur el denominado cuadrilátero de la moda, formado por un entramado de calles con la Via Montenapoleone y la Via della Spiga en primer plano. Además de las grandes marcas, la ciudad milanesa cuenta con tiendas más asequibles repartidas por las ca- lles del Corso Vittorio Emanuele II, Corso di Porta Ticinese, Via Torino y Corso Buenos Aires, donde se concentra una amplia y diversificada oferta comercial.

ARTE

GRANDES COLECCIONES

Para los amantes del arte, Milán cuenta con importantes museos y galerías, entre los que descollan el Museo Poldi Pezzoli, el Museo Arqueológico, la Galería de Arte Moderno, el Museo de la Ciencia y la Tecnología y las pinacotecas Ambrosiana y Di Brera. Esta última (foto), ubicada en un palacio de los siglos XVI y XVII, está considerada como una de las mejores colecciones de arte de toda Italia. Entre su extenso catálogo se encuentran obras de artistas de la talla de Rafael y Caravaggio.