Por @AlvaroLaforet

La solidaridad humana existe, donde personas de todos los ámbitos sociales destinan una parte de su tiempo vacacional para ayudar al mundo. Cada vez más este tipo de «turismo solidario» se está popularizando. Muchas organizaciones humanitarias reciben la ayuda de profesionales voluntarios con el fin de cambiar el mundo y aportar su pequeño grano de arena.

Aquí empieza la historia de Cirugía por la Vida. Esta organización humanitaria y de desarrollo destina sus recursos en proyectos y misiones en más de 30 países mediante campañas de cirugía infantil. La ONG reúne a sanitarios como cirujanos, enfermeras y a profesionales de otros sectores con el fin de salvar vidas operarando en países en vías de desarrollo. Estos héroes anónimos salvan vidas cada día.

Doctora Tomasa Centella con una familia que va a ser operada. Foto Alvaro Laforet ©

Cirugía por la Vida forma parte de la organización humanitaria de la Chaîne de l’Espoir, una entidad sin ánimo de lucro, fundada en 1994 por los cirujanos Alain Deloche y Eric Cheysson.

Alain Deloche es un cirujano cardíaco de reconocido prestigio a nivel internacional, desarrollando misiones humanitarias en Médicos sin Fronteras junto a su fundador y amigo, Bernard Kouchner, con quien fundó posteriormente Médicos del Mundo y, finalmente, La Chaîne de l’Espoir.

Eric Cheysson es cirujano especialista en cirugía vascular y torácica, fundador de Médicos del Mundo y de La Chaîne de l’Espoir, ha participado en numerosas misiones humanitarias en Asia (Cambodia, Vietnam, Sri Lanka tras el Tsunami), en África (Senegal, Chad), en Europa del Este (Kosovo) y en Afganistán.

En España, Cirugía por la vida está dirigida por Rafael Puerta, uno de los profesionales con más experiencia en este sector. La sección médica española de La Chaîne de l’Espoir inicia su andadura en 2019, impulsada por la cirujana española Tomasa Centella.

Operación. Foto Alvaro Laforet ©

Esta maravillosa profesional es cirujana y experta en Cirugía cardiovascular infantil y de cardiopatías congénitas, desempeñando su trabajo en el Hospital Ramón y Cajal y Hospital de La Paz en Madrid. Tomasa Centella ha participado en numerosas misiones humanitarias con La Chaîne de l’Espoir y otras organizaciones en Kenya, Jordania y Etiopía. Su carácter la define como una persona jovial, amable y humana. Tomasa es una heroína de las que no salen por la televisión. La doctora puede estar orgullosa de haber salvado miles de vidas a niños que hubieran muerto a edades muy tempranas sino hubiera sino por la mano de esta gran profesional.

La última expedición de Cirugía por la Vida fue en Mali y Senegal en el mes de septiembre. Dos médicos Tomasa Centella (presidenta de la Sociedad Española de Cirugía Torácica-Cardiovascula) y  Juan Manuel Carretero (experto en cardiología congénitas), junto a un equipo de medios de comunicación españoles  viajaron a estos dos países para salvar vidas de niños africanos condenados a una muerte segura por cardiopatías congénitas.  Los médicos operaron cuatro días en Mali, un país que vive en estado de emergencia  ante las amenazas terroristas. Por su parte los medios de comunicación, como Destinos de El Periódico de Catalunya, retransmitimos en directo algunas de las historias más emocionantes que acabaron con un final feliz.

Familia en Bamako. Foto Alvaro Laforet ©

Muchos de estos niños fueron operados en el Hospital André Festoc de Bamako, por parte de la misión internacional en la que forman parte los doctores españoles. Los niños que, por su gravedad o características, no pudieron ser tratados directamente en Bamako, Cirugía por la Vida empezó a tramitar el traslado a  hospitales españoles. Por desgracia solo un porcentaje muy pequeño tendrá esta suerte y salvará su vida.

Además de operar, La Chaîne de l’Espoir y Cirugía por la Vida ayudan a construir hospitales como es el caso del Hospital André Festoc en Bamako Cuomo Paediatric Heart Institute en Dakar, Senegal.

El ADN de esta agencia de cooperación es tratar las enfermedades cardiovasculares a niños sin recursos. Esto , requiere una infraestructura eficiente y la transferencia de conocimientos y tecnología. Por eso estas misiones, no solo son médicas sino también se ayuda en la construcción, equipamiento y rehabilitación de hospitales para fortalecer la infraestructura de salud para futuros pacientes.

Doctores Tomasa Centella y Juan Manuel Carretero. Foto Alvaro Laforet ©

Con el aumento de las instalaciones de salud existentes y el nivel de capacitación del personal médico local, se ha conseguido reducir la mortalidad infantil de manera sostenible.

Por otra parte, Cirugía por la Vida se centra en la formación de médico locales y capacitación de personal médico en áreas especializadas que respondan a diferentes patologías, facilitándoles equipos y tecnología médica apropiada.

Más información https://www.cirugiaporlavida.es/