LA COMARCA DE VAQUEIRA, integrada por los municipios de Allande, Cudillero, Salas, Tineo y Valdés, ocupa gran parte del centro occidente del Principado de Asturias. Con un nombre tomado de un colectivo humano, los vaqueiros de alzada, de supuesto origen étnico diferente y dedicados a la ganadería trashumante y a la arriería, los paisajes, las gentes, la gastronomía, las tradiciones y la intensa actividad social y cultural de Vaqueira convierten la región en uno de los destinos turísticos más fascinantes de esta comunidad autónoma. El municipio de Allande, ubicado en el suroeste de Asturias, es el concejo más montañoso de toda la comarca. Un escenario privilegiado en el que se asientan pueblos de extraordinaria belleza, dominados por un ambiente tranquilo y unos fuertes contrastes. Una buena muestra de ello son los pueblos de Pontenova o Pola de Allande, capital del municipio, una hermosa villa que acoge el palacio de Cienfuegos, datado del siglo XV, la iglesia parroquial, del siglo XVI, o el monumento al emigrante, que recuerda las emigraciones hacia Suramérica. A escasos kilómetros se encuentra el castro celta de San Chuís, uno de los más importantes de la región, y las magníficas pinturas medievales de la iglesia de Celón, construida en el siglo XII. También destaca la arquitectura medieval rural de San Emiliano, así como el valle de Valledor, uno de los conjuntos paisajísticos y etnográficos más espectaculares y mejor conservados de la comarca. En él se halla el Campel, un espectacular poblado abandonado.

A ORILLAS DEL CANTÁBRICO

La brisa marina y el rumor del oleaje son el único sonido que rompe el silencio en la tranquila villa marinera de Cudillero, cuyas casas escalonadas en la ladera en forma de anfiteatro configuran un hermoso conjunto histórico y artístico. Sus numerosos miradores, conectados por acogedoras callejuelas y empinadas escalinatas, ofrecen magníficas vistas de la población con el mar de fondo. Además de la capilla del Humilladero (siglo XIII) y la iglesia parroquial (siglo XVII), el faro y el puerto –con una animada vida nocturna– son lugares ideales para pasear. Una de las mejores panorámicas costeras, sin embargo, es la que puede divisarse desde el Cabo Vidio, en Ovidaña, donde se hallan espectaculares playas como las de El Silencio, Oleiros, Cueva o Peña Doria. Asimismo, la bella combinación de mar y montaña alcanza su máxima expresión en las típicas brañas vaqueiras de Brañaseca, Busfrío o La Rondiella. A dos kilómetros de Cudillero se encuentra el Palacio Selgas, del siglo XIX, de estilo neoclásico y que alberga cuadros de Goya, El Greco o Tiziano. El palacio está rodeado por jardines de estilo francés, inglés e italiano, y justo en frente se halla la iglesia de Jesús Nazareno, que alberga uno de los altares más antiguos de Europa. La villa de Salas, por su parte, forma uno de los mejores conjuntos históricos y arquitectónicos de Asturias. En él se localizan monumentos como la Torre Medieval, que data del siglo XIV y que alberga el museo prerrománico de San Martín, cuya iglesia, a un kilómetro de la villa, data del año 896. El municipio de Salas cuenta con otras poblaciones de especial interés como Cornellana, considerada la capital salmonera de Asturias –en sus aguas se pesca el legendario campanu, el primer salmón de la temporada– y emplazamiento del monasterio cisterciense de San Salvador, el más importante de la parte occidental de esta comunidad.

BATEO DE ORO

El municipio de Tineo, además de la histórica villa del mismo nombre, dos espléndidos palacios del siglo XVI, el Museo de Arte Sacro y la ermita de San Roque, hito en el Camino de Santiago, alberga anualmente el Campeonato Nacional de Bateo de Oro. Este tendrá lugar en la localidad de Navelgas del 21 al 27 de julio, y contará con la presencia de más de 750 bateadores procedentes de ocho nacionalidades distintas, entre ellas Suráfrica, Finlandia, Francia e Inglaterra, que competirán para obtener en el menor tiempo posible el mayor número de pepitas de oro depositadas previamente por la organización en una zona acotada de río. La milenaria técnica del bateo era empleada ya por los romanos en sus extracciones, aunque, tras el fin de la explotación de los yacimientos asturianos en la década de los 50, se ha convertido en una actividad a caballo entre el deporte, la aventura, la historia y el disfrute de la naturaleza. Otra de las mejores muestras de la intensa vida cultural y festiva de Vaqueira son el Festival Vaqueiro y la Vaqueirada, que se celebran cada último domingo de julio en Aristébano. La celebración, que este año conmemora sus 50 años, recuerda, a través de numerosos actos folclóricos, las costumbres de los vaqueiros de alzada, y es una de las más multitudinarias de Asturias, con miles de asistentes. La comarca de Valdés, con la hermosa villa marinera de Luarca o la braña vaqueira de Leiriella, completa un irresistible paraje donde conviven mar y montaña, submarinismo y senderismo, y los incomparables pescados y mariscos del Cantábrico con la carne roja, los embutidos y la característica fabada asturiana.