SI GAUDÍ levantara ahora la cabeza, se iría derechito a Benidorm. De vacaciones, por supuesto. La playa de Poniente de la costa levantina se vestirá de un modernismo de ascendencia gaudiniana a manos de otro arquitecto catalán, Carlos Ferrater. El nuevo paseo marítimo de Benidorm, que comenzará a tomar forma próximamente, sumará colorido e innovación con tonos abstractos al litoral valenciano. El levante empezará a soplar ahora con aires vanguardistas. Si hay un término capaz de definir las vacaciones, las de siempre, las de sombrilla y tumbona, ése es Benidorm. La costa levantina es el sinónimo por excelencia -turística, claro está- de las vacaciones made in Spain, del sol y playa, del descanso y relax. Una denominación de origen avalada por millones de turistas, 3.000 horas de sol anuales, suaves temperaturas que no bajan de los 16 grados en invierno y no superan los 29 en verano, y kilómetros y kilómetros de playas bañadas con galardones internacionales. Hasta ahora. Ahora las vacaciones made in Spain serán de diseño. El nuevo paseo marítimo de la playa de Poniente, firmado por el arquitecto catalán Carlos Ferrater -Premio Nacional de Arquitectura Española en el 2001 y autor, entre otras muchas infraestructuras, del Jardín Botánico de Barcelona- sumará modernidad y comodidades a los días de sol y playa. ACCESOS AL MAR Los tres kilómetros de la playa de Poniente -la más alejada del casco urbano de Benidorm- se convertirán con este proyecto en un innovador espacio de transición entre la ciudad y el mar. El paseo marítimo adquirirá tintes dinámicos, eliminará barreras arquitectónicas -con accesos directos desde el mismo aparcamiento- y facilitará el camino a la playa. Es un proyecto que asienta su diseño en una geometría inspirada en la propia naturaleza: líneas orgánicas, irregulares, de un vanguardismo arrancado de los propios acantilados y del movimiento de las olas. Un paisajismo modernista capaz de integrar el diseño más innovador con su propio entorno. MÁS SUPERFICIE DE PLAYA El nuevo paseo marítimo diseñado por Ferrater se encargará, además, de comer terreno al asfalto. Tras la remodelación, la playa ganará superficie, ya que la arena invadirá parcialmente zonas ocupadas por el antiguo paseo de la playa de Poniente. También reservará un espacio, en la cota alta del paseo, como mirador. El proyecto dibujará, así, un nuevo perfil de la costa levantina. Un nuevo espacio para pasear o simplemente pasar, para entrar y salir, para mirar y contemplar. Para completar una vacaciones made in Spain con tintes vanguardistas.