ENTRAR EN LAS VIÑAS y respirar el perfume de la savia ya es una delicia. Como lo es el contemplar la belleza de las laderas, la riqueza del patrimonio, la hospitalidad de los viticultores que pueblan la región. Y es que la Champaña-Ardenas es un paraíso singular, casi inigualable. Situada en el noreste de Francia, a sólo una hora y media de París, es un entorno auténticamente privilegiado y fascinante para disfrutar de cortas estancias. Reconocida internacionalmente por la producción de la bebida burbujeante más famosa del mundo, el champán, con marcas tan prestigiosas como Veure Clicquot, Mercier, Moët & Chandon, y Taittinger, la región está bendecida con multitud de atractivos para ser descubiertos y disfrutados por el viajero. Sus castillos, iglesias, museos y tesoros arquitectónicos, así como su riqueza gastronómica enamoran a primera vista a los visitantes procedentes de todos los rincones del mundo. CUATRO DEPARTAMENTOS La región francesa está dividida en cuatro departamentos: Ardennes, Marne, Aube y Haute-Marne. Pero todo el territorio viene unido por una sentencia tan clara como cierta: “No hay champán que no sea de Champaña”. En el corazón de esta provincia de Francia se encuentran las uvas para hacer el champán, que ocupan unas 30.000 hectáreas. Los viñedos se establecieron en 1927, pero el origen del champán data de mucho antes: la primera referencia procede de finales del siglo XVII, cuando el monje Don Perignon de la abadía de Hautvillers, en el Marne, estableció un método peculiar para elaborar este famoso vino espumoso. En una superficie de 600 kilómetros, la ruta turística del champán comprende TEXTO DAVID VERA I destinos grandes laderas coronadas con bosques, pueblos pintorescos, vallecitos verdosos, ríos indolentes… En este recorrido, son de visita obligada el macizo de Saint Thierry, la montaña de Reims, el valle del Marne, la Cote des Blancs, los Coteaux du Sézannais y la Cote de Bars. Tampoco se debe subestimar a los profesionales (viñadores, cooperativas, comerciantes), capaces de transmitir y compartir la pasión de sus vidas. Existen 63 itinerarios distintos para conocer a fondo la región. LAGOS Y BOSQUES La riqueza natural de la región de Champaña- Ardenas es igualmente sobresaliente. Cuenta con 10.000 hectáreas de agua, multitud de lagos, 600 kilómetros de canales y dos parques naturales regionales. Por ello, es un destino perfecto para los amantes de la naturaleza, el ecoturismo, deportistas, familias con niños, observadores de aves y aficionados a la pesca. La región alberga 700.000 hectáreas de bosque, un cuarto de su superficie total, y dispone de 5.000 kilómetros de senderos para caminar. Entre los largos, destaca el del Der-Chantecoq, la reserva y el lago artificial más grande de Europa, famoso por sus actividades de pesca y todo tipo de deportes acuáticos. El pez más grande capturado en este embalse fue un lucio de 17,6 kilos y 1,27 metros. Otros lagos importantes son el del Temple, el d’Orient y el d’Amance. Como parques naturales, destacan el de la montaña de Reims, probablemente el más famoso del mundo; y el Foret d’Orient, ideal para numerosas actividades de recreo. En este sentido, tampoco faltan los parques de atracciones (Nigloland y Aventure Parc), por no hablar de castillos de ensueños, como el de Sedan y el de Cirey-sur-Blaise, donde vivió el filósofo Voltaire. La ruta de las iglesias, los festivales medievales, los tesoros artesanales, la degustación de trufas y el paseo por antiguos campos de batalla son otras opciones para disfrutar a lo grande de la cuna del champán