Alvaro Laforet / Destinos

Este verano deberíamos  haber estado presenciando las primeras jornadas de los Juegos Olímpicos de Tokio, que finalmente se celebrarán en 2021. Las Olimpiadas son el paradigma del espectáculo deportivo y multitudinario. Pero más allá de esta fiesta deportiva masiva, o de los numerosos deportes que se practican en equipo, algunas de las disciplinas deportivas más emocionantes que existen se pueden practicar en solitario. En Estados Unidos, además, explorando impresionantes paisajes que permiten disfrutar del deporte con una perspectiva diferente en la que el viajero conecta mente y alma con las maravillas de la naturaleza.

Con el objetivo de compartir este espíritu aventurero en algunos de los rincones más espectaculares de Estados Unidos, Visit The USA propone cuatro extraordinarias alternativas al aire libre donde los viajeros pueden practicar algunos de estos deportes en solitario. Y, además, disfrutar de lugares increíbles como playas interminables, enormes dunas de arena, cielos impolutos o senderos sinuosos a través de montaña y bosques

Parapente en Oregon

Uno de los deportes donde más libertad se puede sentir es el Parapente. Si bien es cierto que es un deporte que se empieza practicando en tándem, una vez se adquieren los conocimientos básicos la única compañía es el viento, con lo que la distancia entre personas se convierte casi en kilómetros. En Jacksonville, al suroeste de Oregon, se encuentra uno de los mejores destinos del mundo para practicarlo gracias a la altura de sus numerosas montañas. Woodrat Mountain, cuenta con dos lugares de lanzamiento accesibles en coche con vistas espectaculares ya desde tierra. Antes de ir, además de comprobar las condiciones óptimas de vuelo, hay que tener en cuenta que en invierno puede estar cubierto de nieve, lo que no impide que la experiencia pueda ser impresionante. www.traveloregon.com

Sandboard en Carolina del Norte.

La nieve no es el único elemento necesario para deslizarse por grandes laderas y experimentar la adrenalina de la velocidad generada solo por la gravedad. Año tras año, el sandboard se está convirtiendo en un deporte cade vez más popular en todo el mudo. Se practica en dunas o cerros de arena con tablas especiales, similares a las utilizadas en el snowboard, y aunque parezca increíble sus orígenes se remontan al antiguo Egipto. En Estados Unidos, en Carolina del Norte sorprende en  el Jockey’s Ridge State Park  la duna de arena más alta de la Costa Este, donde se puede practicar este deporte extremo con un permiso especial. La zona también está llena de fanáticos de otros deportes como el kitesurf o el ala delta. Un spot ideal para practicar deportes sin riesgo de contacto.

 Vela en Maryland

Aunque al pensar en vela imaginemos grandes dotaciones en barcos de decenas de metros, la vela es un deporte que se comienza practicando en solitario y que se puede continuar en veleros individuales toda la vida. Solo las velas, los cabos y el sonido del agua salpicando contra el casco serán la compañía en un deporte con una gran tradición en Estados Unidos. De hecho, la competición deportiva vigente más antigua del mundo es la Copa de la América, un desafío a vela legendario. Maryland representa a la perfección esta vida y cultura marítima de Estados Unidos. Cuenta con una docena de faros que iluminan la Bahía de Chesapeake y el Océano Atlántico. La capital del Estado, Annapolis (antigua capital de Estados Unidos desde 1783 hasta 1784) alberga la Academia Naval Militar de Estados Unidos, una de las razones por las que se considera la capital de la navegación de Estados Unidos. En Annapolis o en diferentes lugares de Maryland, los viajeros pueden aprender a navegar en las numerosas escuelas de vela. O si prefieren disfrutar de la clase de un barco clásico, es posible embarcarse en una de las goletas de 74 pies que ofrecen una autentica experiencia marinera en la Bahía de Chesapeake. www.visitmaryland.org

Mountain Bike en Tennessee

Si se aprende a montar en bici, dicen que nunca se olvida. Pero de ahí a convertirte en un especialista en Mountain Bike hay un paso importante. Estrechos caminos, pendientes inclinadas, rocas, polvo y, sobre todo, velocidad, son los únicos compañeros de viaje necesarios, además de la propia bicicleta. Un deporte sin contacto que puede empezar practicando cualquiera, pero que es apto solo para valientes. Tennessee es un paraíso para los aficionados a este deporte, existiendo numerosas rutas por el “estado musical” que conforman una orquesta de aventuras. Por ejemplo en el Tannery Knobs Mountain Bike Park se encuentran 40 acres de bosques y caminos diseñados y construidos profesionalmente, asegurando que tanto los entusiastas como los principiantes disfruten de un deporte seguro en un paisaje precioso.