EL TERMALISMO se ha convertido en los últimos años en un referente turístico de primer orden. Es una actividad social, cultural y económica esencial, situada en la encrucijada de dos demandas: la nece- sidad de ocio y de recreo, y la preocu- pación por el bienestar y la salud preven- tiva y curativa. En estos momentos, Galicia cuenta con una oferta en turismo de sa- lud muy atractiva y competitiva, centrada principalmente en los balnearios, los cen- tros de talasoterapia y los hoteles spa. El sector turístico de salud gallego, si- tuado a la cabeza a nivel nacional, se ca- racteriza por la diversificación, descentra- lización y calidad de la oferta (existen es- tablecimientos de todas las categorías lo- calizados por toda la geografía gallega). Asimismo, la mayor parte de los balnea- rios de Galicia son empresas familiares. La aparición de este nuevo tipo de turis- mo fue uno de los factores que contribu- yeron a que tanto el sector público como el privado se animasen a recuperar y po- tenciar los balnearios gallegos. El incre- mento constante del número de termalis- tas y el desarrollo de programas de terma- lismo social permitieron reformar y moder- nizar las instalaciones y aumentar la ofer- ta balneoterápica de Galicia. Desde 1992, la Dirección General de Turismo de la Consejería de Cultura, Co- municación Social y Turismo convoca sub- venciones destinadas a la mejora y am- pliación de la oferta termal gallega. Con ello se pretende fomentar el turismo ter- mal como un producto emergente.

OFERTA DE CALIDAD

Actualmente, Galicia cuenta con 20 bal- nearios en funcionamiento que ofertan 2.417 plazas directas repartidas en las cin- co categorías hoteleras, sin olvidar que aportan clientes a más de 5.000 plazas –entre directas e indirectas– que se nu- tren principalmente de los usuarios que acuden a los balnearios, además de las más de 200 plazas correspondientes a los centros de talasoterapia. Dentro del panorama turístico de Gali- cia comienzan a emerger dos nuevas fi- guras: los centros de talasoterapia y los hoteles spa. Entre los primeros destaca el Hotel Spa Talaso Atlántico. Entre los se- gundos despuntan establecimientos co- mo el Hotel Galatea, el Hotel Juan Carlos I y el Hotel Augusta, así como el emble- mático Gran Hotel Hesperia La Toja, un hotel balneario construido en 1907 y que está a punto de celebrar su centenario.