El puerto de Barcelona un atractivo que no para de crecer.

Nueve embarcaciones habrán atracado por primera vez en la ciudad al finalizar el 2012, lo que confirma la apuesta firme de la industria crucerista por la capital catalana

EL PUERTO de Barcelona sigue sumando argumentos para mantenerse como el primer receptor de cruceros de Europa y el cuarto de todo el mundo, solamente precedido por los tres grandes de la ruta caribeña, como son Miami, Puerto Cañaveral y Puerto Everglades. A lo largo del 2012, la capital catalana ha recibido ocho nuevos barcos de cruceros, que serán nueve antes de finalizar el año. Se trata de embarcaciones que hasta ahora no habían surcado aguas barcelonesas, pero que han cambiado el rumbo a raíz de la apuesta de las principales navieras internacionales por Barcelona. Se trata de las naves Costa Neoromantica, Serenade of the Seas, Riviera, Norwegian Spirit, Carnival Breeze, Sun Princess, Celebrity Reflection, MSC Divina y Costa Fascinosa.

Nuevos visitantes que siguen fortaleciendo el liderazgo del puerto, cuyos datos reflejan el buen estado de forma no solo de las instalaciones marítimas, sino también de toda la ciudad, convertida en uno de los principales destinos turísticos europeos, que poco a poco se va situando más cerca de localidades como Londres o París. Durante el 2011, Barcelona recibió un total de 2,65 millones de cruceristas, un 13% más que en el ejercicio anterior, cuando más de 2,3 millones de pasajeros llegaron en barcos turísticos. La principal explicación de estos buenos datos reside en el propio encanto de la capital catalana, pero también al buen trabajo llevado a cabo por el puerto de Barcelona. Actualmente dispone de siete terminales marítimas dedicadas exclusivamente al tráfico de cruceros. En este sentido, ante la creciente demanda por parte de la industria crucerística, ha llevado a cabo un proceso de modernización de las terminales existentes y de construcción de otras nuevas.

Aparte de las terminales Norte y Sur del muelle de Barcelona, ubicadas en el World Trade Center Barcelona, en el muelle Adossat se concentran cuatro grandes terminales de cruceros –la A, B, C y D– en 1.680 metros de línea de atraque. Excepto la terminal D, también conocida como Palacruceros y que está operada por Costa Cruceros (Grupo Carnival), el resto de terminales están gestionadas por la compañía Creuers del Port de Barcelona. Así, durante la última década, el puerto y los principales operadores de la capital catalana han invertido más de 100 millones de euros en la ampliación de infraestructuras para acoger barcos turísticos, hecho que explica que la capital catalana disponga de las mejores instalaciones de todo el continente.

Nacionalidades diversas. En cuanto a la procedencia de los cruceristas, cada vez se puede observar una mayor diversidad en cuanto a las nacionalidades que pisan tierra firme. Los visitantes españoles (un 18%) han experimentado un incremento muy significativo y se han igualado al grupo de cruceristas tradicionalmente más numeroso, es decir, los de Estados Unidos. Reino Unido e Italia son los siguientes mercados de origen que más visitantes aportan, con un 15% y un 13% del total de pasajeros que visitan la ciudad. A continuación destacan los alemanes (6,5% del total), los franceses (5,5%) y los canadienses (4%), tres nacionalidades que Barcelona ha conseguido fidelizar a lo largo de los últimos años.

Más Información:

www.portdebarcelona.cat

 

Texto Xavi Datzira Foto Nacho Vaquero