GRANDES TIERRAS.

Eso es lo significa Alaska en esquimal. 1.500.000 kilómetros cuadrados, donde se extienden costas in- finitas, cadenas montañosas cubiertas de nieve, miles de islas, glaciares, ríos y unos tres millones de lagos. El estado 49 de EEUU limita al norte con el Océano Gla- cial Ártico y al este con Canadá y solo se puede llegar al él por medio de avión o barco, una característica que le aporta mayor encanto. El rigor climático de la zo- na aconseja viajar en primavera o verano. Sin embargo, también es la época más concurrida, por lo que es conveniente re- servar plaza con antelación. La naviera de ultra lujo Silversea ya ha programado sus salidas para el 2008. Una opción de ensueño para aquellos que no desean renunciar al glamur ni al todo in- cluido a bordo de un barco único. Para embarcarse en el Silver Shadow, hay que llegar primero a California. Desde allí, se realizan dos salidas: una desde Los Án- geles (31 de mayo) y otra desde San Fran- cisco (1 de julio).

El ‘Silver Shadow’ brinda un crucero de película por el océano Ártico

 

 El recorrido dura 12 días y permite combinar el paisaje y la aventura con servicios propios de un ho- tel de cinco estrellas. Todos los camaro- tes están equipados con cadena musical Bang & Olufsen, televisión de plasma, ba- ños de mármol con productos de Acqua di Parma, frutas y flores frescas renova- das cada día y canapés, cada tarde. El Silver Shadow cuenta –como era de es- perar– con un spa, el Termal Mandara, se- leccionado como el mejor de alta mar: ofrece ancestrales terapias balinesas, ba- ños de vapor de miel javanesa, masajes de lava caliente… La bodega, por su par- te, está provista con botellas de impor- tantes añadas y las comidas están servi- das por Relaix & Chateaux. Cualquier ape- tencia está cubierta. Es más, a bordo le organizan, si lo desea, el itinerario de su propia excursión privada. Un crucero soñado para vivir panorá- micas de película.

La región Pasaje Inte- rior de Alaska conserva el sabor del pa- sado con sus tótems de cedro y vestigios rusos. Destaca la visita al Misty Fiords Na- cional Monument, en Ketchikan, un con- junto de espectaculares fiordos que se le- vantan a más de 1.000 metros sobre las gélidas aguas; y el observatorio de osos de Anan, en Wrangell, donde se puede ver cómo estos animales cazan salmón en el río. Los precios, también de pelícu- la (americana), a partir de 5.700 euros.

TEXTO LUCÍA ESTORN